27 de noviembre de 2013

Vamos Cuesta Abajo


Recuerdo la época de mi infancia. Chavales de la barriada jugando a “chicharito las habas”, la bombilla, las “colas” (machacando y desplegando las chapas metálicas de cualquier bebida, después de quitarle el corcho interior), a las bolas (canicas); tengo que reconocer que hacían trampas preparando unos pasadizos tragabolas, al trompo (peonza), a los rompis, a las tajoletas, a la lima, a la villarda, al pañuelo, al escondé, a la gallinita ciega, incluso compitiendo en algunas pruebas atléticas que nos enseñaron los que tenían televisión. Y otros muchos juegos más que nos inventábamos, que ya ni me acuerdo. En otros lugares esos mismos juegos pueden adoptar nombres distintos.
Una pregunta obligada ¿daba tiempo a jugar a tantas cosas? Por supuesto, después de las obligaciones (ya nuestros padres se encargaban de ello), aprovechábamos el tiempo que nos quedaba libre, sobre todo a partir de la primavera.
Recibíamos con enorme ilusión el único regalo del año, el de Reyes.
En los tiempos en los que estamos inmersos, la situación no es nada parecida (ahí habrá disparidad de opiniones).
La mayoría tienen ordenadores, hasta portátil (con Internet, teléfono móvil, la play del último grito; regalos casi todas las semanas.)
Cuando están en casa se encierran en su habitación. ¡NO QUIEREN ESTUDIAR! Porque no tienen tiempo. No se les puede decir una palabra más alta porque te contestan con brusquedad.
Lo peor de todo es que no piensan, se les da todo hecho, no necesitan pensar.
Es posible que en la escala de valores hemos ido muy rápido de un tiempo a otro.
Y nos encontramos en esta sociedad.
¿Quién tiene la culpa? Creo que una sociedad evolucionada (para mejor o peor, cuestión de opiniones) por la participación general de todos los elementos que la componen. Todos y nadie tenemos la culpa.
Lo cierto es que en un buen porcentaje, el fracaso escolar, que es el resultado de lo comentado, podrían tener culpa tanto los alumnos como la comunidad educativa. Esto nos llevará en un futuro corto-medio plazo a disponer de jóvenes con un nivel cultural más bajo, con menos preparación.
Ya sabemos lo que suele ocurrir en estos casos. Cualquier sistema político... oh, no, no quiero seguir pensando ninguna correlación de ideas. Confío en que siempre quedará un porcentaje con formación suficiente y responsabilidad que salve la situación en su momento. Confío en que no sea una utopía.

Artículo reeditado: Originalmente publicado el 02 de Abril de 2010.

50 comentarios:

  1. Los tiempos cambia amigo Beer, a veces para bien otras no tan bien.

    ResponderEliminar
  2. No coincido con el artículo. Mezclar etapas diferentes no suele ser conveniente. Por supuesto los jovenes de hoy estamos mejor preparados.

    ResponderEliminar
  3. Que tiempos aquellos amigo Beer, que tiempos. Siempre sera grato recordar aquellos momentos en que lo que teniamos, que no era nada, nos sirva para saber dar el valor de lo que tenemos ahora.

    ResponderEliminar
  4. Artículo nostálgico pero bello. Yo También recuerdo esos juegos donde la imaginación era nuestra herramienta principal a la cual nunca se le gastaban las pilas.

    ResponderEliminar
  5. Excelente Baker yo no lo hubiese definido mejor. Tiempos de antaño, tiempos, otros tiempos......

    ResponderEliminar
  6. Excelente artículo amigo bake, aunque todo no puede ser igual. Se han mejorados en muchos aspectos, en otros como algún comentario dice hemos perdido, cet la vie.

    ResponderEliminar
  7. Lo tiempos pasados no fueron mejores ni peores, son pasados. Adaptación viejo adaptación.

    ResponderEliminar
  8. yo tengo una play y por eso no soy peor, vale tronco??

    ResponderEliminar
  9. Se sigue jugando al parchis y otros juegos de mesa que ya se jugaba en aquella época. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. La fotografía del trompo no es antiguo. El trompo y la cuerda auténtica aún la conservo.

    ResponderEliminar
  11. Evidentemente no se pueden comparar los tiempos. Pero sí observo que en los tiempos actuales existe mucho fracaso escolar. Algo falla. Buen artículo amigo Bake.

    ResponderEliminar
  12. Que carajo vamos cuesta abajo, vamos en caida libre. Como esto siga asi los robots jugaran y nosotros miraremos como bobos.

    ResponderEliminar
  13. Venga ya carcamal. Tu no has leido nada de que la historia se repite. EL MAQUINA

    ResponderEliminar
  14. Vamos bien hombre, no como antes pero bien. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Un hombre de unos 65 años le pregunta al entrenador en el gimnasio:

    - ¿Qué máquina debo usar para impresionar a una chica de 30?

    El entrenador lo mira y dice...

    - Le recomiendo el cajero automático

    ResponderEliminar
  16. Un buen artículo que ya predecía lo que está ocurriendo actualmente. He leido algunos artículos de Bake Beer y son muy simpáticos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Echo de menos el humor de este Bake.

      Eliminar
  17. Y ya metido en esa cuesta abajo resurge, como el ave Fénix, la figura de mi Maná-Maná.
    Este capullo corrupto se aprovecha del conformismo creado en la sociedad para jugar sus bazas, sembrando el miedo, machacando, chuleando, todo en una autopista sin barreras, aprovechando el momento en que la gente está anestesiada; no tienen capacidad de reacción, capacidad de pensar, y ahí saca tajada el muy golfo.
    En ese aspecto sí que hemos perdido bastante, dejando el timón, sin fiscalizar, a este golfo y otros muchos como él.
    El día que todos despertemos él no estará.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ese pájaro no hay quien lo enjaule.

      Eliminar
    2. Hay que echar a toda esta piara!!!!

      Eliminar
  18. La precariedad económica hace que una sociedad se comporte de una manera distista. No se puede meter en el mismo saco todos los temas, siempre habrá cosas positivas y otras menos positivas.

    ResponderEliminar
  19. A mi siempre me ha gustado jugar al teto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un poco listo.
      A mi, preparar y hacer volar una pandorga.

      Eliminar
  20. Tal como lo pintas, muy negro estás viendo el panorama.
    Creo que no hay que alarmarse, la juventud actual está preparada y tan sólo le falta que alguien le toque las palmas.

    ResponderEliminar
  21. El artículo es nostálgico y pesimista. Ya sólo te falta decir que echas de menos el franquismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos hablando de palabras mayores.

      Eliminar
    2. A más de uno le he escuchado decir que en estos momentos hace falta un Franco.
      Parece que cuesta mucho luchar para mejorar el sistema que tenemos.

      Eliminar
  22. Desde que se escribió este artículo hasta el día de hoy sí que han cambiado las cosas.

    ResponderEliminar
  23. "Me tenei hacta er coño!!!"

    ResponderEliminar
  24. Cometeríamos un error si pretendemos mezclar los tiempos. El que pasó no volverá; hay que adaptarse a la situación real, cueste más o menos, nos guste más o menos.

    ResponderEliminar
  25. Recuerdo todos esos juegos que se mencionan.
    Ahora sólo asfalto y más asfalto.

    ResponderEliminar
  26. Holea, un complejo comercial recientemente instalado en Huelva.
    200 empleados que cada empresa de dicho complejo ha seleccionado según su criterio, mientras los dirigentes políticos de dicha localidad han dado publicidad para que presenten los currículums en dicho Ayuntamiento. Gran timo de carácter electoralista, entre otros motivos, donde no se ha tocado ni uno solo de los más de 7.000 presentados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Populistas mentirosos, ya lo pagareis.

      Eliminar
    2. COBARDES HABEIS MENTIDO EN TODO Y LO PAGAREIS

      Eliminar
  27. Beer, mucho tiempo sin leer ningún artículo tuyo.

    ResponderEliminar
  28. Ten confianza, Bake Beer, que siempre habrá alguien que tire del carro.

    ResponderEliminar
  29. Robin no quiere más arena, quiere cueva. Le han visto por el Rift.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y Maruja vendiéndole caballas a Abd el Krim.

      Eliminar
    2. Según la fuente del Peri esta en casa de la Chari.

      Eliminar
  30. En mi caso comparto lo dicho en el artículo.

    ResponderEliminar
  31. Me ha sorprendido lo de las pruebas atléticas que te enseñaron los niños que tenían televisión, alucinante.

    ResponderEliminar
  32. No se puede generalizar, Bake Beer, hay de todo.

    ResponderEliminar
  33. El autor es fururista y ha predicho lo que viene y vendrá aconteciendo. Un buen y riguroso artículo.

    ResponderEliminar
  34. En picado cuesta abajo y sin paracaidas.

    ResponderEliminar
  35. Los frenos son los brotes verdes de Mariano o de su ministro, que más dá, todo da igual.

    ResponderEliminar
  36. Hace varios días se cumplió cuatro años del blog y nadie lo ha comentado. FELICIDADES.

    ResponderEliminar