8 de mayo de 2013

La Espera (1)

Estoy envuelta por ella, me rodea, llena toda esta gruta, traspasa los objetos y hasta a mí misma, me penetra, mi carne se ha agrietado para que pase la espera. Ha modificado mi cerebro para que no piense, ella no quiere que piense, mi mente ya no se ocupa de buscar salidas, de pensar estrategias, las ideas se han apagado en mi cerebro. Mi organismo le ordena que mueva mi cuerpo para las funciones básicas que necesito para sobrevivir y nada más.
Sobrevivir es una palabra mal elegida, sí, mal elegida, pero no se me ocurre otra, ni siquiera quiero pensar en elegir palabras, en cuáles son más acertadas o no, sólo dejo que pasen por ahí, por detrás de mis ojos, que se formen ellas solas, no quiero expresar nada, no quiero pensar en que estoy contando mi historia, no, sólo es un acto más de esperar el formar frases, sólo estoy esperando, no hago nada más… 
La espera, la espera me envuelve, me ha concedido la calma por fin. No tengo por qué recordar nada, ahí se ha hecho el vacío hace tiempo, la memoria se ha secado como un charco al sol. El vacío de mi memoria y de mi mente se ha llevado el miedo, la desesperación, la agonía, y eso es lo único que quiero, que se hayan apartado de mí hasta el final. No quiero sentir miedo, no, no quiero sentir el miedo de cuando llegué aquí, el miedo que me paralizaba, que me convertía en una estatua de piedra, con las manos como garfios, aferradas a la pared y sólo el sudor moviéndose helado por la espalda, por los brazos, la vista agigantada, los ojos desmesuradamente abiertos, contemplando sin poder apartar la vista, sin poder cerrarlos, sin poder moverme. 
Ese miedo desapareció hace tiempo, tampoco sé cuanto, aquí dentro no se distinguen los días, no hay luz, no hay noche. Este aislamiento ha acentuado a mi amiga, la ha convertido en reina, ella desbancó a todos los otros sentimientos que tuve o que pude haber sentido. Libraron una batalla, al principio ganaban el miedo y el dolor, después, por un breve período, la esperanza, entonces fue cuando mi mente trabajó por última vez, ideando planes estúpidos para poner fin de una manera u otra a este destino, y por fin llegó ella, mi aliada, librándome del peso insoportable de tener esperanzas, se compadeció, ha tenido misericordia conmigo, así que ahora ella y yo estamos solas aquí. 
Bueno, no exactamente solas, existe él, pero ahora ya no le veo, no le miro, aunque esté siempre ahí, la gruta es grande pero no tanto que podamos perdernos de vista. 
Esperar, esperar, no tengo prisa, no tengo miedo, espero con tranquilidad, espero, nada más. No quiero que llegue el final ni que no llegue en este segundo, se han unido mis deseos contrapuestos, quiero que el tiempo se detenga y avance a la vez, necesito todo pero no necesito nada. No importa, estoy en un limbo cálido, con el olor cálido del azufre, así parece un sueño todo lo hay aquí, incluso él parece irreal. Puedo pensar que él forma parte un sueño extraño, un sueño de mitad de la noche, de los que uno nunca recuerda, eso es, uno de esos sueños invisibles, que son como si nunca hubieran existido, en esta luz azul, todo lo que pasa es un sueño olvidado y perdido para siempre. 
Espero, me he convertido en una piedra milenaria, no sé que sentirán las piedras, ellas que han estado observando desde el principio, ¿Pensarán algo?, ¿Querrían haber participado en la vida? Creo que no, creo que están bien así, han alcanzado la plenitud, seguramente no sienten ni desean nada, exactamente igual que yo. Soy eso, una piedra a la que el tiempo acaricia lentamente, quizá no estoy esperando sino que el tiempo se ha detenido, se ha detenido de una manera distinta, es como una tregua, un tiempo fuera del tiempo, en este lugar fuera de todos los lugares, fuera de la vida real. 
Es una idea bonita pero yo sé que no es cierto, no hay nada detenido, sólo que aún no ha llegado el momento. No sé como habrá sido las otras veces. Puede que sea algo muy rápido, que pasaría en segundos, apenas me daría cuenta de lo que estaba sucediendo, que el dolor sea intenso pero breve, no sé exactamente qué dolor. Puede que escuche como últimos ruidos mis huesos rompiéndose, o quizá llegue la nada y la oscuridad tras un instante.

Hoy Hesperia nos regala un artículo inquietante que por su extensión dividimos en 2 entregas, mañana sabremos el desenlace... GRACIAS.

35 comentarios:

  1. Es cierto el artículo es inquietante pero muy bien construido.

    ResponderEliminar
  2. ¿Por qué los zares hablaban francés?
    No fue exactamente así

    Hasta el reinado de Nicolás I (1825-1855), que lo prohibió como lengua cortesana, el francés fue el idioma predominante de la aristocracia rusa. Con Nicolás II (1894-1917), el ruso ya se había convertido en la lengua principal de la corte, y todos los ministros lo hablaban, incluidos los de exteriores, que desde poco antes tenían obligación de presentar sus informes en ruso. Al inicio de la Revolución Rusa (1917), el inglés comenzó a desbancar al francés como segunda lengua de la corte.

    Esto se debió no solo a que la zarina Alexandra fuera nieta de la reina Victoria de Inglaterra, sino a que muchos aristócratas contrataron niñeras británicas para sus hijos. Por idéntica razón, el escritor Vladímir Nabokov solo habló inglés hasta los 6 años.

    ResponderEliminar
  3. El famoso investigador Sherlock Holmes y su colaborador el Dr. Watson salen de camping. Arman su carpa en un hermoso paraje, en medio de unas montañas. Esa noche conversan cerca del fuego y se van a dormir con un cielo estrellado. Al cabo de unas horas, Holmes despierta a Watson y le dice:
    -- Watson, mira las estrellas y dime que deduces.
    -- Bueno, Sherlock, veo millones de estrellas que me hacen pensar que tal vez haya vida en otros lugares del Universo.
    -- Elemental, Watson, ¿y que más?
    -- Bueno, Sherlock, tambien veo la luna, que ha inspirado a poetas...
    -- ¡¡Watson, tremendo idiota, nos robaron la carpa!!

    ResponderEliminar
  4. Un soliloquio muy cargado de filosofía.
    Mañana solventaremos las dudas planteadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno de los principios básicos de la Filosofía dice: "Conócete a tí mismo y conocerás la piedra".

      Eliminar
  5. Y quién es él?, en qué lugar se enamoró de ti?, a qué dedica el tiempo libre?...

    ResponderEliminar
  6. Muchos pensamientos y reflexiones, cargados de inquietudes. Está muy bien escrito; sólo nos queda esperar hasta mañana.

    ResponderEliminar
  7. Espera, espera y espera. Muchos llevamos tiempo esperando a que el Maná-Maná se vaya a tomar por culo y deje en paz a la gente. Si no se va por las buenas se tendrá que ir por las malas.
    A cada cerdo le llega su hora.

    ResponderEliminar
  8. Me gusta, Hesperia, tanto el continente como el contenido, así como la retórica utilizada. Está muy bien.

    ResponderEliminar
  9. Ese ojo no sé si me da pena o me da miedo. Qué pedazo de ojo!

    ResponderEliminar
  10. Un día, toda esa espera valdrá la pena.

    ResponderEliminar
  11. Uno que está hasta los huevosmiércoles, mayo 08, 2013 10:15:00 a. m.

    Para Hesperia la espera paraliza su cerebro para que no piense. Ya desaparecen los miedos, ya no existen.
    En este país necesitamos muchas Hesperias para que los miedos que atenazan a la población desaparezcan y así plantar cara de una vez a todos los chupópteros y golfos que tenemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que la desaparición del miedo no parece responder a un ánimo de lucha, mas bien parece la resignación total ante algo inevitable.

      Eliminar
    2. Pues entonces, rezaremos, y que nos cojan con la ropita interior bien limpia.

      Eliminar
    3. Me quedo intrigada, mañana no me lo pierdo. Buen artículo.

      Eliminar
    4. Yo veo a Hesperia falta de mucho sexo y del duro.

      Eliminar
  12. Larga es la espera para el que espera, pero más larga es la espera sin saber lo que se espera.

    ResponderEliminar
  13. Hasta que no leamos el artículo completo no se pueden sacar conclusiones.

    ResponderEliminar
  14. No hay nada peor que quien espera algo... y no encuentra nada. ¡¡Feliz miércoles!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me pasó cuando era pequeño. Fue un día de Reyes.
      Pasado algún tiempo comprendí el porqué.

      Eliminar
  15. Me quedo intrigada a "la espera" del desenlace de mañana.

    ResponderEliminar
  16. Un poco de cultura siempre viene bien:

    Napoleón Bonaparte durante sus batallas siempre usaba una camisa de color rojo. Para él era importante, porque si era herido, con su
    camisa roja no se notaría su sangre y sus soldados no se preocuparían y no dejarían de luchar. Toda una prueba de honor y valor.

    "Doscientos años mas tarde, Mariano Rajoy utiliza
    siempre un pantalón marrón..."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y de pana, para hacer ver que es del poblacho.
      Y un guevo!

      Eliminar
    2. !Anda ya! será por el cagajón...

      Eliminar
  17. ¡Qué triste te veo en tu sala de espera!

    ResponderEliminar
  18. El peor error de un hombre es pensar que una mujer esperará toda la vida por él.

    ResponderEliminar
  19. El tiempo libre que tengo no lo dedico a pensar tanto. Me duele la cabeza y me agobia.
    Me dedico a tomar unas cervezas, ver un partido de fútbol o de tenis y en cagarme en todos los... de Rajoy y de todo lo que se menea.

    ResponderEliminar
  20. No me sorprende la calidad literaria ya que la has demostrado más de una vez.
    Mañana, manos a la obra.

    ResponderEliminar
  21. El artículo puede tener varias lecturas, me parece muy bueno y mañana mas.

    ResponderEliminar
  22. Mientras esperamos, ¿Hace un polvete?

    ResponderEliminar