15 de junio de 2013

Me preocupa el silencio de los buenos


En el seno de las empresas publicas o privadas la gente que es incompetente sube con mayor facilidad que los competentes, ya que estos son contemplados como un peligro por sus jefes y compañeros de trabajo que intentan que no puedan ascender, de esa manera inexorable y trágicamente los más estúpidos, los más inmorales y sobre todos los más inútiles, continúan trepando en el organigrama de la empresa, pisando la cabeza del que haga falta, supliendo la inteligencia con la falta de escrúpulos, desempeñando funciones que exceden con mucho de su capacidad. Solo existe una excepción a ese principio general, y es el de los excepcionalmente competentes estos por regla general logran abrirse paso gracias a su valía pero por regla general también no lo hacen en la empresa inicial sino pasando a otras empresas de las que reciben distintas y mejores ofertas, al fin y al cabo los muy inútiles se colocan en los puestos mas elevados y los muy extraordinariamente competentes constituyen solamente la excepción a esa norma muy general.

Este principio es verídico “cuanto más inútil y estúpido es un sujeto mas alto puede llegar”.
Así marcha este país, “el que vale, vale y el que no a chuparla”.

Donde realmente alcanza el nivel superlativo, el colmo de los colmos es en las distintas administraciones, normalmente los más incompetentes, inútiles, estúpidos y para colmo déspotas en sumo grado son los dirigentes políticos, claro esta que ellos alcanzan niveles máximos e inmediatos en carrera vertiginosa y estratosferica, no por su valía, competencia o inteligencia, gracias al sufragio universal (unos lobos disfrazados de borregos para así pasar inadvertidos, exponen su programa electoral en la majada donde se encuentran presentes la gran masa de churras y merinas, y tratan de convencerlos de que vayan a votarlos, utilizan todo tipo de artimañas para engañar al personal, total que más da, nunca pagaran por las tropelías que cometan fruto de su incompetencia, gozan de inmunidad).

Cuando los políticos toman posesión de sus respectivos cargos, es un acto protocolario digno de ver, es parecido a una representación de una obra teatral tragicómica, son como niños jugando a la villarda, que vergüenza, que cachondeo; Resumiendo el espectáculo, unos prometen el cargo pues sus partidos son laicos, otros juran por el cielo dándose golpes de pecho ante una cruz o una Biblia que más da, un funcionario da fe de todo lo que sucede, les colocan sus respectivas medallas, se abrazan, se dan la mano, hablan mil y una tonterías, y a uno, tan solo a uno, le dan el bastón de mando, el tal, suelta una perorata haciendo como el que dice pero que no dice nada y termina la sesión.

Los hombres y mujeres de gran valía, moral e intelectual difícilmente se meten en política, la política es el refugio de los menesterosos, indigentes, mediocres y otros………

Luther King dijo “ tendremos que arrepentirnos en esta generación no tanto de las malas acciones de la gente perversa, sino del pasmoso silencio de la gente buena”.
“ No me preocupa el grito de los violentos, de los corruptos, de los deshonestos, de los sin ética. Lo que más preocupa es el silencio de los buenos”
“Los que no matan, ni pegan, ni roban……pero callan, callan el silencio que justifica, o, que a veces nos hace cómplices, y para colmo hasta nos creemos buenos”.

Aquí me paro, recuerdo él titulo de una película EL CIELO PUEDE ESPERAR, pero mi culo señores no aguanta un segundo mas, necesito defecar, adiós, prometo firmemente por mi honor, cagar con dedicatoria incluida.


Artículo Reeditado: originalmente publicado el 27 de Octubre de 2010.

29 comentarios:

  1. No logro comprender el mensaje del artículo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No será porque esté escrito en arameo.

      Eliminar
  2. Tu llegas a la conclusión de que los buenos son los borregos.
    Discrepo, los buenos somos los apáticos.
    El sistema lo tienen montado estos gamberretes de forma que únicamente un picadora gigante o un horno cremarorio ciclópeo serían el pasaporte que podría liberar nuestra tierra de vagancia y y escarnios públicos.

    ResponderEliminar
  3. Los políticos se comportan así porque tienen a su lado un gran número de lacayos que les permiten cualquier cosa a cambio de recoger las migajas que van tirando.

    ResponderEliminar
  4. Con dos cojones Maesro Gibran, claro, clarito.

    ResponderEliminar
  5. Como conocedor de lo que dice el amigo suscribo todos los puntos y las comas.

    ResponderEliminar
  6. Ese silencio nos hace a todos culpables.

    ResponderEliminar
  7. Hace falta muchos como el Dr. Hannibal Lecter.

    ResponderEliminar
  8. La última parte del articulo genial, para todos ellos.

    ResponderEliminar
  9. Creo que el manamaná, no se quitará le peste de tu mierda hasta que se incinere, como así mismo algún dirigente sindical.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los últimos que has comentado son los peores.

      Eliminar
  10. Te lo vuelvo a decir jabanero de cuba CUIDADIN CUIDADIN

    ResponderEliminar
  11. A mi me preocupa el pasotismo de esta sociedad escrupulosa y religiosa y luego es capaz de tragarse las mentiras y la hipocresia de personas que no poseen la mínima formación para dirigir la convivencia entre los ciudadanos.

    ResponderEliminar
  12. + me preocupa q no nos unamos y vayamos a por los golfos y berracos ilustres

    ResponderEliminar
  13. A mi me preocupa la cantidad de mierda de chuchos que estan por todas partes, es a nadie le importa llevar los zapatos llenos de mierda-

    ResponderEliminar
  14. alguién sabe el motivo que tuvieron para colocara el nombre del silencio de los corderos a la peli

    ResponderEliminar
  15. A mi me preocupa el griterio político de este pais.

    ResponderEliminar
  16. Ya hace tiempo que el maestro Gibran apuntaba a lo que siempre y hoy más que nunca es la clase política.

    ResponderEliminar
  17. Gibran, caga despacio; caga contento, pero, joputa, caga dentro.

    ResponderEliminar
  18. Artículo crítico donde los haya, relatando una verdad absoluta que estamos viendo día a día.

    ResponderEliminar
  19. Mi Maná-Maná es el que ha heredado este sistema, y siendo más papista que el Papa, es el más corrupto, prepotente y degenerado que jamás ha existido, lo que se dice un cacho de cabrón.
    Lleva siempre a sus espaldas un séquito de pelotas que parece que lleva una bata de cola.

    ResponderEliminar
  20. Es preocupante el silencio de los buenos.
    El problema radica en que no se sabe dónde están los buenos, ni sabemos quienes son.

    ResponderEliminar
  21. Igual de preocupante es el rechinar de cacerolas de los malos. Se pueden decir que los sobres solo hacn ruidos cuando se doblan y asin deberían estar algunos.

    ResponderEliminar
  22. El punto al que hemos llegado lo hemos conseguido entre todos (sálvese el que pueda).
    En estos momentos me preocupan muchas cosas, algunas de ellas nos pueden hacer mucho daño de cara al futuro.
    O cambiamos todos el chip o los distintos roles que afecten a la Comunidad, o nos vamos definitivamente al carajo.

    ResponderEliminar
  23. El maestro Gibran lo mismo entra en el total surrealismo que da una caña política y social descomunal.

    ResponderEliminar
  24. Los políticos, fuera; los sindicalistas liberados, casi todos a trabajar; los ciudadanos, a preocuparnos más de esta nuestra gran comunidad de vecinos.

    ResponderEliminar
  25. Me preocupa lo que van a comer esta noche mis hijos.

    ResponderEliminar