20 de junio de 2013

El día que acabó la crisis

Un buen día del año 2014 nos despertaremos y nos anunciarán que la crisis ha terminado. Correrán ríos de tinta escritos con nuestros dolores, celebrarán el fin de la pesadilla, nos harán creer que ha pasado el peligro aunque nos advertirán de que todavía hay síntomas de debilidad y que hay que ser muy prudentes para evitar recaídas.
Conseguirán que respiremos aliviados, que celebremos el acontecimiento, que depongamos la actitud crítica contra los poderes y nos prometerán que, poco a poco, volverá la tranquilidad a nuestras vidas.

Un buen día del año 2014, la crisis habrá terminado oficialmente y se nos quedará cara de bobos agradecidos, nos reprocharán nuestra desconfianza, darán por buenas las políticas de ajuste y volverán a dar cuerda al carrusel de la economía. Por supuesto, la crisis ecológica, la crisis del reparto desigual, la crisis de la imposibilidad de crecimiento infinito permanecerá intacta pero esa amenaza nunca ha sido publicada ni difundida y los que de verdad dominan el mundo habrán puesto punto final a esta crisis estafa —mitad realidad, mitad ficción—, cuyo origen es difícil de descifrar pero cuyos objetivos han sido claros y contundentes: hacernos retroceder 30 años en derechos y en salarios.

Un buen día del año 2014, cuando los salarios se hayan abaratado hasta límites tercermundistas; cuando el trabajo sea tan barato que deje de ser el factor determinante del producto; cuando hayan arrodillado a todas las profesiones para que sus haberes quepan en una nómina escuálida; cuando hayan amaestrado a la juventud en el arte de
trabajar casi gratis; cuando dispongan de una reserva de millones de personas paradas dispuestas a ser polivalentes, desplazables y amoldables con tal de huir del infierno de la desesperación, entonces la crisis habrá terminado.

Un buen día del año 2014, cuando los alumnos se hacinen en las aulas y se haya conseguido expulsar del sistema educativo a un 30% de los estudiantes sin dejar rastro visible de la hazaña; cuando la salud se compre y no se ofrezca; cuando nuestro estado de salud se parezca al de nuestra cuenta bancaria; cuando nos cobren por cada servicio, por cada derecho, por cada prestación; cuando las pensiones sean tardías y rácanas, cuando nos convenzan de que necesitamos seguros privados para garantizar nuestras vidas, entonces se habrá acabado la crisis.

Un buen día del año 2014, cuando hayan conseguido una nivelación a la baja de toda la estructura social y todos —excepto la cúpula puesta cuidadosamente a salvo en cada sector—, pisemos los charcos de la escasez o sintamos el aliento del miedo en nuestra espalda; cuando nos hayamos cansado de confrontarnos unos con otros y se hayan roto todos los puentes de la solidaridad, entonces nos anunciarán que la crisis ha terminado.

Nunca en tan poco tiempo se habrá conseguido tanto. Tan solo cinco años le han bastado para reducir a cenizas derechos que tardaron siglos en conquistarse y extenderse. Una devastación tan brutal del paisaje social solo se había conseguido en Europa a través de la guerra. Aunque, bien pensado, también en este caso ha sido el enemigo el que ha dictado las normas, la duración de los combates, la estrategia a seguir y las condiciones del armisticio.

Por eso, no solo me preocupa cuándo saldremos de la crisis, sino cómo saldremos de ella. Su gran triunfo será no sólo hacernos más pobres y desiguales, sino también más cobardes y resignados ya que sin estos últimos ingredientes el terreno que tan fácilmente han ganado entraría nuevamente en disputa.

De momento han dado marcha atrás al reloj de la historia y le han ganado 30 años a sus intereses. Ahora quedan los últimos retoques al nuevo marco social: un poco más de privatizaciones por aquí, un poco menos de gasto público por allá y voilà: su obra estará concluida.
Cuando el calendario marque cualquier día del año 2014, pero nuestras vidas hayan retrocedido hasta finales de los años setenta, decretarán el fin de la crisis y escucharemos por la radio las últimas condiciones de nuestra rendición.

Juan José Millás (Publicado en El País Andalucía)

 "EL VIEJO MUNDO SE MUERE. EL NUEVO TARDARÁ EN APARECER. Y EN ESE CLAROOSCURO APARECEN LOS MONSTRUOS "

Antonio Gramsci

Rocío, amiga y seguidora del Blog, nos remite este artículo de la escritora Concha Caballero, GRACIAS.

25 comentarios:

  1. Es del presente u futurista al mismo tiempo.

    ResponderEliminar
  2. ¿A qué se llama árboles monumentales?

    Son los ejemplares arbóreos o las masas boscosas que tienen alguna singularidad definida por su antigüedad, rareza, tamaño, simbolismo histórico u otras características. Leyes nacionales o internacionales (como declaraciones de la Unesco) se encargan de protegerlos.

    En España, entre otros, sobreviven el enorme drago milenario de Tenerife y el bosque de Laurisilva de la isla de La Gomera, un paisaje de la era Terciaria.

    En el King’s Canyon de California existe una secuoya de 2.500 años de edad y 82 m de altura, un ejemplar joven comparado con las coníferas achaparradas de 4.600 años de edad (de la época faraónica) de las White Mountains de EEUU.

    ResponderEliminar
  3. Esto es un hombre que va a cobrar al banco y la cajera le pregunta:
    - Muy bien.... ¿Cómo quiere el dinero?
    Y el hombre responde.
    - ¡¡¡¡ Con desesperación !!!!

    ResponderEliminar
  4. La descripción es literal y fabulosa.
    La mejor interrogante es en qué condiciones saldremos de la crisis.
    Dentro de mi humilde opinión, podría escrbir muchas humildes páginas, esto es un bulo en el que muchos han apalancado mucho dinero tratando de empobrecer cada vez más a la gran mayoría.
    Lo triste es que en nuestras manos está la solución y no hacemos nada.
    Pienso que la crisis no tendrá fin, será un nuevo sistema de vida moldeable que reubicará a cada uno en el lugar que le corresponde (opinión de los opresores).
    Lo triste y penoso es que nos dejemos utilizar por esa manada de cabrones y sinvergüenzas.
    ¡Oh, Dios mío, tenemos que darle la vuelta a la tortilla antes de que se queme!.

    ResponderEliminar
  5. En ese claroscuro barroco los monstruos pululan por nuestras mentes. Demasiada incertidumbre.

    ResponderEliminar
  6. El día que tengamos cojones todo cambiará.

    ResponderEliminar
  7. Estoy harto de mentiras y recortes en derechos sociales (sanidad, educación, cultura). Todos debemos salir a la calle a luchar!!!

    ResponderEliminar
  8. Extraordinario artículo de clarividencia total.

    ResponderEliminar
  9. No es una crisis, es una ESTAFA.

    ResponderEliminar
  10. Juan José Millás escribe muy bien pero el artículo de "El día que acabó la Crisis" es de Concha Caballero.
    http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/01/18/andalucia/1358541477_909155.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo sorprendido.
      Al César lo que es del César.

      Eliminar
    2. Gracias por la corrección, cambiado queda.

      Eliminar
  11. A río revuelto, ganancia de pescadores. Esa es la filosofía de mi Maná-Maná, sí, el de las piscinas "morenas", el corrupto y prevaricador, el chulo de los cinco duros, ese mismo. Se cree guapo, de los que mean colonia, pero no sabe que es más feo que el aborto de un cocodrilo.
    Prefiere los espejos convexos, manía del muchachito.
    Que haga lo que le venga en ganas, siempre y cuando se porte bien con el ajeno. Imposible, su felicidad radica en dar por culo, en acosar y joder. Nadie es perfecto.

    ResponderEliminar
  12. 2012 el año en que mataron a la clase media y los derechos sociales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Esto es inadmisible!. Que una piara de gandules, ladrones, decidan el futuro de millones de personas a su antojo es triste y lamentable, es inadmisible.

      Eliminar
  13. El día que este Gobierno sepa cual es la diferencia entre "reformas" y "recortes", empezaremos a salir de la crisis.

    ResponderEliminar
  14. Con 5 millones de personas en el paro, ¿a qué esperan para darse cuenta de que sólo con recortes no saldremos de la crisis?

    ResponderEliminar
  15. Una forma clara de abrirnos los ojos ante los objetivos reales que se pretende con esta crisis económica (o mejor dicho, estafa). Echar por tierra todos los derechos y libertades (obvias) ganadas durante siglos de lucha.

    ResponderEliminar
  16. Cada vez que Rajoy dice que hay brotes verdes nos mete otro paquete de recortes.

    ResponderEliminar
  17. Gürtel, Nóos, ERE... Esto es la crisis. El país es viable. El Estado del bienestar es viable. Lo que no es sostenible es tanto cabrón.

    ResponderEliminar
  18. Ya no hay duda, antes de que termine la crisis, Rajoy y el PP habrán acabado con el derecho del Trabajo la Paz Social y el Estado de Bienestar

    ResponderEliminar
  19. Quieren desmontar el estado del bienestar y los derechos del trabajador. Son unos fascistas que buscan su bien nada más.

    ResponderEliminar
  20. Opinión con fantasía pero opinión.

    ResponderEliminar