18 de julio de 2013

Fábulas y Cuentos (23)


EL SALTEADOR DE CAMINOS Y EL

VIAJERO

Un Salteador de Caminos enfrentó a un Viajero, y apuntándole con un arma de fuego, le gritó:
-¡El dinero o la vida!
-Mi querido amigo -dijo el Viajero-, de acuerdo con los términos de su exigencia mi dinero salvará mi vida, mi vida mi dinero; usted indica que se apoderará de una o de lo otro, pero no de ambos. Si esto es lo que usted quiere decir le ruego que sea bueno y tome mi vida.
-No es eso lo que quiero decir -replicó el Salteador-; usted no puede salvar su dinero renunciando a su vida.
-Entonces, tómela de todos modos -dijo el Viajero-. Si no sirve para salvar mi dinero, no sirve para nada.
Tanto agradaron al Salteador la filosofía y el ingenio del Viajero, que lo tomó como socio y esta espléndida combinación de talentos fundó un periódico.

EL BUEN GOBIERNO

-¡Qué territorio feliz eres! -dijo una Forma Republicana de Gobierno a un Estado Soberano-. Sé bueno y quédate quieto en tanto paseo encima de ti, cantando los elogios del sufragio universal y disertando sobre las bendiciones de la libertad civil y religiosa. Mientras, puedes mitigar tus penas maldiciendo al poder unipersonal y a las decadentes monarquías de Europa.
El Estado replicó:
-Mis servidores públicos han sido tontos y pillos, desde la fecha de tu ascenso al poder; mis cuerpos legislativos -tanto los estatales como los municipales- son bandas de ladrones; mis impuestos son insoportables; mis Cortes, corruptas; mis ciudades, una desgracia para la civilización; mis corporaciones tienen sus manos en la garganta de todos los intereses particulares... La totalidad de mis asuntos está en desorden y en criminal confusión.
-Cuanto dices es muy cierto -respondió la Forma Republicana de Gobierno, poniéndose sus zapatos claveteados-, pero considera cómo te emociono cada Cuatro de julio. 

EL GUARDA VIDAS

Una Antigua Doncella, parada en el borde de un muelle, cerca de un Amante Moderno, dejó oír estas palabras:
-¡Noble protector! ¡La vida que has salvado te pertenece!
Tras repetir esto varias veces en diversas entonaciones, se arrojó al agua, donde murió ahogada.
-Soy un noble protector -dijo el Amante Moderno, alejándose pensativo-, la vida que he salvado es sin duda la mía. 

13 comentarios:

  1. ¿Cómo viajar y cuidar el clima?

    Tienes que hacer un viaje de 1.000 kilómetros. Si coges un avión o te acomodas solo en tu gran cochazo, cuando llegues habrás lanzado a la atmósfera 250 kg de CO2. Elige el tren, o comparte un utilitario con tres amigos, y la cifra se reducirá hasta los 50 kg. Son los cálculos de un estudio publicado en la revista Environmental Science and Technology que analiza los efectos de los distintos medios de transporte en el calentamiento global.

    Además del papel del CO2, la investigación se extiende a otros gases y aerosoles con efecto invernadero, como el ozono, óxidos de nitrógeno y algunos hidrocarburos, que no se incluyeron en el protocolo de Kioto y, por tanto, rara vez se tienen en cuenta a la hora de elaborar políticas medioambientales. Dado que muchos de ellos contribuyen además a la polución y pueden causar problemas de salud, “una reducción en sus emisiones supondría una ganancia doble”, según nos cuenta Jens Borken-Kleefeld, primer autor del estudio e investigador del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicado (IIASA) en Viena. Y además podríamos beneficiarnos de ella relativamente pronto, ya que su tiempo de permanencia en la atmósfera es mucho menor que el del CO2.

    El estudio constata que esos gases influyen poco en la huella ecológica de los coches, pero contribuyen considerablemente al calentamiento provocado por los aviones, “principalmente debido al ozono y a la formación de estelas, y especialmente por el gran aumento que está experimentando el transporte aéreo”, afirma Borken-Kleefeld.

    Por ello, el campo de actuación para los automóviles debería centrarse en la búsqueda de motores más eficientes y combustibles renovables, desde el ámbito político. Los usuarios, por su parte, podrían provocar un cambio significativo si utilizaran más el transporte público, usaran coches más pequeños y los compartieran con otros dos o tres pasajeros.

    En cuanto a la aviación, en opinión del experto, “una medida sencilla para paliar el impacto sería modificar los planes de vuelo para evitar la acumulación de estelas”. Para ello habría que añadir las presencias de las mismas a los programas que ya calculan las rutas según la información climática. Ya se ha demostrado que con variaciones de solo 1.000 metros en la altitud se obtendrían resultados muy beneficiosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chiquilla eres una enciclopédia parlante y andante.

      Eliminar
    2. Deberías de escribir artículos culturales.

      Eliminar
  2. - Le he pedido a mi marido que me llevase a ver LOS MISERABLES y hemos estado una hora sentados frente a la puerta del Congreso de los Diputados.

    ResponderEliminar
  3. No entiendo lo de los comentarios. el artículo es muy bueno.

    ResponderEliminar
  4. Sr moderador ¿esta usted hay.... que pasa

    ResponderEliminar
  5. La del amante buenísimo.
    Nunca las había leído.

    ResponderEliminar
  6. Parece que hay un grupo de delincuentes que se presentan como comerciales de ventas y regalan llaveros gratis en estacionamientos públicos y gasolineras.
    Los llaveros van equipados con un "chip electrónico" que les permite seguir los movimientos de la persona que lo lleva.
    No lo acepte.
    Los ladrones vigilan a esas personas y comprueban si son gente financieramente cómoda para identificarlas como posibles victimas.
    Si usted toma un llavero, es posible que puedan conocer su lugar de residencia y se conviertan en potenciales víctimas.
    Parece ser que los llaveros están muy bien hechos y son muy atractivos, así que las personas podrían aceptarlos fácilmente.
    Se recomienda informar de todo esto a su familia, amigos y conocidos.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Hace tanto calor que no se donde comienza la realidad y donde el magnífico Ambrose Bierce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido en que Ambrose Bierce era magnífico.

      Eliminar