28 de enero de 2014

Un paseo por el mundo


Ayer fue apoteósico, aunque muy a pesar de nosotros dos porque faltara la alegría de la huerta, pero sin más, nos dispusimos a pasar otra velada de pesca. Los cálculos estaban hechos, a las 19.15 horas recogería a mi gran amigo y de los pocos "tuporaquis" que hay en el mundo, para dirigirnos a comprar la carnada que necesitábamos para pasar un gran rato intentando pescar algo de lo que fuere.
Nada mas llegar a la tienda en cuestión, y viendo que aquello estaba repleto, decidimos tomar la primera cervecita súper fresca en el bar de al lado. Acto seguido regresamos al comercio, donde de inmediato fuimos atendidos, poniendo rumbo a unos de los lugares más espléndidos para ese tipo de ocio.
Íbamos sedientos, así que mi gran "tupoaquí", abrió una litrona de cerveza cubierta de hielo y refrescamos la garganta aleatoriamente, y al mismo tiempo desplegábamos las cañas montando unos anzuelos especiales, los cuales ayudan bastante a que los peces se enreden en el y caigan en nuestra bolsa de red.
Una vez lanzadas las cañas, terminamos con la primera botella, dando paso a la segunda que aún estaba mas fresca, !que rico!, a la vista de que los peces tardaban en llegar, empezamos una charla que no acabó hasta las 3.30 de la madrugada, que fue el momento de dejarlo en casa.
Pero esa charla era maravillosa, lo mismo se hablaba de los reyes de Europa, que de los archipiélagos del Pacífico, de poesía de un enamorado Bécquer, al holocausto nazi, y al mismo tiempo dándole tragos a la botella para que no se calentara, porque el calor era pegajoso, como decimos por aquí, y muy de vez en cuando iban entrando los piltrafillos peces, que en estas veladas, son un complemento mas, pero no lo mas importante, y aunque no llenamos la cesta, algunos cayeron para poder deleitar un buen plato de pescaitos fritos.
Por supuesto la comida estaba lista para ser engullida, jamón, aceitunas, mucho pan, y algún embutido más, que no pudimos acabar con todo porque era demasiada comida.
Oír a mi gran amigo hablar con criterio y certeza de los temas que se dieron, es una gozada, aprendí bastante de cosas que contaba, los argumentos de los que se servía eran muy completos, al detalle, y hasta el mas tonto de todos, como en mi caso, aprendería con mucha claridad todo lo que el relate.
Ayer, mientras pescábamos, flotábamos recordando historia, poesía, geografía, filosofía, biología, mujeres y demás, como si nos diéramos un paseo por el mundo con las luces de los Bakes como se muestra en la fotografía.

Artículo reeditado: Originalmente publicado el 07 de Septiembre de 2010.

31 comentarios:

  1. Alegro de Vivaldi por vosotros pero tu siempre lo pasas bien, tus amigos son los mejores, tus amantes las más lindas, tus hijos los más estudiosos..... digo, vamos digo que al menos te sisaran en la compra.

    ResponderEliminar
  2. Un buen día de pesca es algo difícil de explicar sobre todo en compañía de buenos amigos.

    ResponderEliminar
  3. pesca y amistad buena combinación si hay pesca

    ResponderEliminar
  4. Cervecita muy fresquita pero la pesca al no decir nada me supongo que cortita; bueno lo importante es la salida.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué bien os lo montáis, chicos! ¿Pescasteis algo...?

    ResponderEliminar
  6. En este blog (primera vez que entro), hay buenas gentes. Espero seguir.

    ResponderEliminar
  7. Imagino que la pesca fue abundante en compañia, y poca en pesca, pero ese atardecer dice mucho de momentos gloriosos.
    Las fotos llenan absolutamente el articulo, que como siempre me llega.

    ResponderEliminar
  8. Ya me gustaria a mi echar un buen rato de esos con vosotros, aunque no se de pesca, pero en vuestra compañia lo pasaria genial.
    Besos Bakes.

    ResponderEliminar
  9. yo tambien quiero ir, me muero por Bakeluki.

    ResponderEliminar
  10. Mi padre decia lo mismo que vosotros, esos momentos entre amigos debe de ser extraordinario
    que sirva para mentener mas fuerte los lazos de esa amistad.

    Lina (Galicia)

    ResponderEliminar
  11. El paseo es mejor con amigos y con unas litronas freskitas. Como os lo montais!

    ResponderEliminar
  12. Esos son los grandes momentos que hace que la vida tenga sentido.

    ResponderEliminar
  13. Me suenan esas siluetas a las de Beer y Luki.

    ResponderEliminar
  14. Las veladas de pesca son maravillosas.
    La mente se abstrae y se olvida de todo y sólo queda tiempo para risas y charlas entre bocados y tragos. Y si la pesca acompaña...

    ResponderEliminar
  15. Mi Maná-Maná también suele darse "Un paseo por el mundo".
    Le obsesiona no perder contacto con Andorra, Mónaco, Suiza, Islas Caimán, Belice, Seychelles..., tanto para depositar todo lo negro robado, malversado y prevaricado como para cuidar de ello.
    Piensa el ladrón que todos son de su misma condición, se siente agobiado creyendo que le pueden dejar en pelotas. No vive, se ahoga, de ahí su malhumor.
    ¡Joputa, al menos deja vivir!
    El motivo de continuar en la política es doble, seguir robando (se convierte en necesidad, después de pasar una etapa de afición) y por el blindaje que le proporciona el "jato político". De no ser así mirarían con lupa el posible blanqueo de esos capitales.
    ¡MANÁ-MANÁ, VETE YA, AUNQUE SEA A TOMAR POR CULO!

    ResponderEliminar
  16. La clave está en el contacto con la naturaleza, da igual de qué tipo.

    ResponderEliminar
  17. Tapeito con litronas fresquitas, junto al mar, es un lujazo.

    ResponderEliminar
  18. -Este es el mejor día de la semana hijo, domingo de pesca.
    -Gracias por dejarme venir.
    -¿Has traído las cañas?
    -20 latas de Cruzcampo.
    -Bastarán.

    ResponderEliminar
  19. ¡¡¡¡Buenos días, señoree!!!! Peaso de día de pesca jajajajajaja!!

    ResponderEliminar
  20. Estos Bakes cuando no están haciendo una paella están de pesca. Hacéis bien, coño!

    ResponderEliminar
  21. ¡Qué bueno tener buenos amigos!

    ResponderEliminar
  22. Los buenos amigos no dejan que sus amigos cerveceen solos. Se nota que tenéis una buena amistad.

    ResponderEliminar
  23. Pescador de tres al cuartomartes, enero 28, 2014 1:26:00 p. m.

    La última vez que fui de pesca, caca de la vaca, sólo le di un baño a las lombrices.

    ResponderEliminar
  24. Me apunto ahora mismo a un bocata y una cerveza, con o sin caña de pescar.

    ResponderEliminar
  25. Esas litronas tienen el cuello tipo Cruzcampo.

    ResponderEliminar