16 de abril de 2014

La eterna espera



Aunque el trocito de cielo que tengo en casa llena bastante los huecos de cada día, he de reconocer que me seguís faltando, que cuando mi amiga soledad me visita y me hace llegar vuestro recuerdo, aquellos días que el destino embriagó mi vida de un licor amargo, tan amargo que la hiel era azúcar de caña.

Por vuestra hermana no puedo demostrar tristeza, dado que ella irradia felicidad, y a medida que va creciendo creo que también se da cuenta de el por qué no conoce a sus hermanos, aunque no lo entienda, aunque su padre le demuestre amor en cada momento del día.

La vida nos golpea a todos de alguna manera, y es en compañía de la soledad cuando hacemos acto de conciencia, ese momento cuando descubrimos lentamente los errores que cometimos, si se podrían haber subsanado, enmarañándolo todo con nuestra copa de hiel en las manos, sin llegar a una conclusión y agotando el serrín que tenemos en el coco, y cayendo al vacío de la realidad, buscando una alternativa para no estar mas tiempo con la soledad.

¡ Me gustaría saber como estáis, y que tal vais en clase, si necesitáis algo, y… !

Se que tu, mi hija, has encontrado con quien compartir tu vida, me parece, bajo mi punto de vista, algo precipitado, pero eres inteligente y confío en que tu sepas llevarlo a cabo, para mi aún sigues siendo una niña, aunque con veintiún años, tengas un cuerpo de mujer, me hubiese gustado contar con el conocimiento de tu partida del seno materno, de tus labios, sin embargo acepto que me haya llegado por otros porque así tengo noticias tuyas.

Espero que esos estudios universitarios los saques adelante, y puedas realizarte en la vida con un puesto de trabajo y seas feliz, muy feliz, al mismo tiempo me he alegrado mucho porque tu hermano es un gran chico, no solo porque es alto y atlético, sino porque le van muy bien los estudios académicos, con notas que ya las quisiera yo para mi, quizás en poco tiempo trate de volar del nido como lo has hecho tu, y le pido a la vida que tenga toda la suerte del mundo, porque hoy en día la situación está difícil, muy difícil.

Recuerdo las palabras de aliento que recibía de las personas mas allegadas cuando dejé de teneros conmigo, aunque solo fueran veinte minutos los miércoles y viernes, aquellas personas decían que tuviera paciencia que el tiempo lo cura todo, y que ellos volverían a estar conmigo aunque fueran mayores, pero los días pasan rápidamente, como las semanas, los meses y los años, y no veo la hora de que por lo menos me digáis “hola papá”.

Ojalá el destino me salude una mañana sabiendo que por lo menos llegáis a la conclusión de venir a verme, o me llaméis porque necesitáis algo, o simplemente leáis estas líneas y consigáís entender como se encuentra un padre sin sus hijos.

Os quiero.

Artículo reeditado: Originalmente publicado el 14 de Diciembre de 2010.

34 comentarios:

  1. Toda la solidaridad y el cariño de los que componemos este espacio está contigo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Demuestras un amor intenso que debe de ser correspondido

    ResponderEliminar
  3. me he emocionado y espero que todo se solucione
    besos

    ResponderEliminar
  4. Estoy segura que lo leeran y comprenderan el dolor de un padre y el amor que siente hacia sus hijos.

    ResponderEliminar
  5. Animo BAKE LUKI sigue luchando que al final conseguiras esa unión que seguro todos deseais y necesitais.

    ResponderEliminar
  6. Historia increible si es verdadera.

    ResponderEliminar
  7. Yo estoy seguro que tus hijos leeerán éste artículo pero considero que tú también tienes que dar otros pasos: dialogar con ellos, abrazarlos, perdirles perdón..... lo que sea con tal de recuperarlos.

    ResponderEliminar
  8. Te deseo toda la suerte del mundo, y confío en que ellos regresen a ti para estar con ellos de nuevo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Me he equivocado y no se donde he realizado el comentario: Amor y fuerza amigo.

    ResponderEliminar
  10. Con lo optimista que se te ve en tus artículos no me imaginaba que estuvieras pasando por una situación como la que cuentas. Toda la fuerza de los seguidores de este blog y el convencimiento de que esta historia acabará bien. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  11. Este tipo de situaciones (yo he pasado por ello), se suelen dar en las separaciones de pareja y entre ambos hay que solucionarlas. Un padre y una madre, con independencia de sus enfados y posible separación, deben de tener como indicardo principal que los hijos amen y puedan estar con los dos y sin anidar el odio o haciendo armas arrojadizas a los hijos contra uno de los cónyuges.

    ResponderEliminar
  12. Me supongo que le habrás echo llegar la dirección del blog a tus hijos ¿pregunto?, sino dificil que lo puedan leer. Suerte.

    ResponderEliminar
  13. Un padre o una madre sabe lo que estás sufriendo. Los comentarios anteriores te dan consejo de lucha y amor. Yo mi apoyo y mis mejores deseos para que en estas Navidades se pueda solucionar todo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. No puede ser, digo yo, que este tema lo estes enfocando erroneamente. Para llegar a la montaña hay que buscar la ladera con menos derrumbes.

    ResponderEliminar
  15. Jesus habla por la lengua de sus hijossábado, diciembre 18, 2010 12:56:00 p. m.

    La espera nunca puede ser eterna. Reza y confía en Dios.

    ResponderEliminar
  16. Si tus hijos leen este artículo lleno de sentimientos reconocerán a su padre y todo volverá a la normalidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. En un día tan especial deseo de todo corazón que el próximo años podáis estar todos juntos. Seguro. Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Este año (2011) es un año bueno, el año pasado (2010) fue del vino, este será de las personas con un corazón grande como el tuyo. Suerte y aseguir luchando.

    ResponderEliminar
  19. SOLIDARIDAD y tú te lo crees, no seas memo y observa los discursos políticos y otros de facinerosos que realizan cursillos de idem.

    ResponderEliminar
  20. Actua y no desespere. Al final lo conseguirás. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Te puedo asegurar que este artículo tan sincero y lleno de amargura lo han leido o leeran tus hijos.

    ResponderEliminar
  22. Como dicen algunos comentarios debe de seguir intentandolo. Tus hijos deben de responder y la familia se tiene que unir. Toda mi solidaridad con tu esfuerzo y amor.

    ResponderEliminar
  23. Mi Maná-Maná no tiene cabida en este artículo, cargado de sentimientos.

    ResponderEliminar
  24. Espero que ya, metidos en 2.014, se haya solucionado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Luki, si caes es para levantarte, si te levantas es para seguir, si sigues es para llegar a donde quieres ir y si llegas es para saber que lo mejor está por venir...
    Un fuerte abrazo de tus amigos J.A.-J.A.

    ResponderEliminar
  26. Dentro de la angustia y la tristeza que encierra, el artículo me ha gustado.

    ResponderEliminar
  27. A ver que nos deparará la OPERACIÓN EDU.

    ResponderEliminar
  28. No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos.
    Suerte, Bake Luki.

    ResponderEliminar
  29. Diálogo, diálogo y diálogo, esa es la solución.

    ResponderEliminar
  30. Te conozco bastante, quizás por los mas de veinte años que llevamos codeando diariamente, y me gustaría llegar a entender el motivo de porque tus hijos no te quieren,
    Aunque no he pasado por esa etapa, comprendo que la madre de tus hijos recibió un gran daño, y ha sabido devolverlo, pero lamentablemente al mismo tiempo ha creado un grave desequilibrio en ellos, odiando al padre sin dar oportunidad a este de dar el amor que desde que te conozco repartes a raudales.
    Suerte compi.

    ResponderEliminar