8 de agosto de 2016

Doctor Frankenstein

El Doctor Frankenstein sabía lo que quería. Crear vida era su único objetivo y ello ocupó toda su existencia.

En su mente tenía diseñados diferentes bocetos, pero sabía que ninguno de ellos sería lo suficientemente independiente para poder vivir con autonomía una vez plasmado. Todos ellos eran demasiado monstruosos.

Por ello, decidió ensamblar las diferentes partes de las que disponía y trajo a la vida a un ser que sería recordado para siempre: “El Monstruo de Frankenstein”

La cuestión es que, tal y como el Doctor Frankenstein, todos tenemos monstruos en nuestro interior. Acarreamos con ellos día tras día, la mayoría de nosotros sin percatarnos de ello.

Normalmente nuestros monstruos están construidos de diferentes tipos de aberraciones que no queremos sacar a la luz, que intentamos ocultar en lo más profundo de nuestro ser.

De esta forma tratamos de evitarlos, sin saber que así les estamos dando vida. Intentamos ponerles máscaras, ignorantes de que a quien les estamos poniendo máscaras es a nosotros mismos.

Por consiguiente nos convertimos en Doctores Frankenstein. Creadores de monstruos finitos, indomables y faltos de toda vida.

Y así es como vivimos, sin darnos cuenta que nuestros monstruos no podrán sentir jamás lo que es vivir. No se trata de hacia dónde vamos o dónde vamos a morir. Se trata de vivir mientras estás vivo. A quién tocamos, a quién acariciamos y cómo lo sentimos.

Nuestros monstruos sólo piensan en el tiempo que nos queda, pero nunca sabrán valorar el sentimiento que emana de un llanto o una sonrisa. Nunca sabrán cómo amar.

Artículo reeditado: Originalmente publicado el 18 de Febrero de 2014.

35 comentarios:

  1. EL ARTICULO ESTÁ BIEN PERO LA CANCIÓN ES CON DIFERENCIA PRECIOSA.

    ResponderEliminar
  2. Todos tenemos temores y nuca somos en lo exterior como realmente somos en el interior. Interesante artículo.

    ResponderEliminar
  3. La hipocresía es la máscara que oculta el monstruo o el alien que llevamos en nuestro interior.

    ResponderEliminar
  4. ¿Quién creó al monstruo de mi Maná-Maná?. ¿Emanó de la teoría creacionista o tal vez es producto evolutivo de la aberrante sociedad que hemos generado?. De ser así, ¿por qué se convierte en el capo, el adalid de los "políticos" chulos, corruptos, prepotentes, ineptos e inútiles que, a modo de una ciclogénesis explosiva, riegan la geografía española, el factor biótico desestabilizante para la raza humana.
    Pienso que siempre ha llevado el gen de la maldad abanderando la gran tropa de genes, todos sumisos, como lo son los sindicalistas liberaos, los lacayos y un sin fin, cada vez más numeroso, de nuevos pelotas que quieren conseguir una medalla olímpica en las pruebas mamatorias.
    Tengo una interrogante: ¿qué monstruo se esconde en el interior de mi Maná-Maná?.

    ResponderEliminar
  5. Se echaba de menos artículos nuevos.
    Buen artículo, Nodoyuna.

    ResponderEliminar
  6. RAJOY se ha convertido en Frankenstein. Los manifestantes tienen que presionar en La Moncloa y acabar con el monstruo que asfixia a España.

    ResponderEliminar
  7. Los fantasmas más peligrosos, son los que están en la cabeza.

    ResponderEliminar
  8. Somos esto. Nada más que esto. Cuerpos que llevan monstruos dentro.

    ResponderEliminar
  9. Algunos tienen más monstruos que otros.

    ResponderEliminar
  10. Monstruos que se alimentan de tus miedos, miedos que se alimentan de tus fracasos, fracasos que te dan fuerzas para vencer a tus monstruos.

    ResponderEliminar
  11. Saber que se puede, querer que se pueda, quitarse los miedos, sacarlos afuera, pintarse la cara color esperanza...

    ResponderEliminar
  12. El artículo tiene cierta profundidad. Muchos miedos y monstruos merodean por nuestras mentes.

    ResponderEliminar
  13. Esos Frankenstein parece que no lo tienen los políticos, no tienen cargo de conciencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rajoy es el monstruo que nos aturde.

      Eliminar
  14. Nunca permitas que las tristezas de tu pasado y los miedos de tu futuro arruinen la felicidad de tu presente.

    ResponderEliminar
  15. Madurar es darte cuenta que los monstruos no habitan debajo tu cama, sino frente a tu espejo.

    ResponderEliminar
  16. Encontré un tipo formidable: tiene el encanto de Sinatra y el genio de Einstein!.
    - ¿Y cómo se llama?.
    - Frankenstein.

    ResponderEliminar
  17. Lo primero que debes saber sobre Frankestein es que no existe.

    ResponderEliminar
  18. Varias versiones cinematográficas se han rodado sobre los personajes de la obra de Mary Shelley.
    Superconocidos son el doctor Víctor y su criatura, clásicos en el mundo del terror.

    ResponderEliminar
  19. Cojiste la costumbre de meterte cada día en mis sueños, pero de repente un día no volviste y ahora solo te tengo grabado en mis pensamientos...es lo que me queda de ti.

    ResponderEliminar
  20. Nodoyuna, se te echaba de menos. Una vez más lo has "bordao".

    ResponderEliminar
  21. El artículo fantástico. La canción no la conocía y me ha encantado también. Eres un crack.

    ResponderEliminar
  22. La posibilidad de que me convierta en un frankenstein es muy probable si dejas de escribir cariño he agrandado a los niños.

    ResponderEliminar
  23. Hay diferencia de artículos originales a chistes baratos.

    ResponderEliminar
  24. El moderador hoy esta de vaca
    cada vez que hay un articulo bueno plafh...

    ResponderEliminar
  25. Bonito artículo y preciosa canción.

    ResponderEliminar
  26. Un doctor que revlucionó la lectura del terror.

    ResponderEliminar
  27. El dolor es eterno cuando te marchas, el dolor no es mi mal mayor, es la perdida de la visión, es el acontecimiento más cruel, es la melancolía de la pasión siempre contenida y nunca realizada.

    ResponderEliminar
  28. Me vuelven loca los tipos duros.

    ResponderEliminar