20 de abril de 2016

Pereza


Soy un pecador, lo confieso.

Todos los días tienen la misma rutina para mí. Ahí me siento cómodo, en mi salsa. No quiero saber nada de lo que ocurre más allá de la morada en la que habito.

Cuando el día amanece, a mi me quedan aún varias horas de sueño. Es mi reloj biológico el que me guía, el que hace todo por mí. No gasto energía en hacerlo funcionar. Él sabe perfectamente que a mediodía debo estar en la cama, regocijándome en mi somnolencia.

Es entonces cuando llega el que quizá sea el momento más difícil del día, el de levantarse de la cama. Diariamente he de pasar por este trance tan traumático puesto que mi estómago me pide que le dé algo de comida, tras más de catorce horas sin echarle algo que le apacigüe.

Mi desayuno suele ser bastante exiguo. Más que nada porque en mi despensa no hay mucho donde elegir. Todos los días me planteo ir al mercado en algún momento del día, pero al final, tras un par de horas en el sofá sopesándolo, siempre termino recitándome a mí mismo la misma frase: “lo dejo para mañana”.

Después de esta fase de lucha personal, llega la hora del almuerzo. Me fuerzo a comer cualquier cosa que quede por el frigorífico, algo que tan solo tenga que poner en el microondas y esté listo en poco tiempo. En los días que me siento más cansado de lo normal, ni siquiera caliento estos platos precocinados y me los como fríos mientras veo el “reality” de turno en la televisión.

El acto de comer tiene un placer especial. El hecho de estar comiendo, y de ser consciente al mismo tiempo que el sueño se va a ir apoderando de mí poco a poco desde el preciso instante que suelte el tenedor, hace que todos los almuerzos tengan un sabor especial.

Me encantan las siestas. Ese alivio diario que hace que mi motor pueda seguir en funcionamiento hasta la noche. Suele ser en las siestas cuando sueño con nubes en las que reposo mi cuerpo, mientras desde el cielo caen plumas de cisnes que vienen a cubrirme a modo de sábanas blancas.

Lo normal es que me despierte tras unas tres horas de sueño vespertino. Siempre pienso lo mismo cuando abro los ojos en mi amado sofá: “ya queda menos para ir a la cama”.

Para la cena todos los días hago lo mismo. Estiro mi brazo para coger el teléfono y llamo al restaurante de comida a domicilio de turno. Siempre les insto a que se den prisa, ya que no tengo todo el día para esperar por algo secundario.

Lo primario, lo máximo, el climax llega después. La cama me espera de nuevo. Sé que nunca me abandonará, sé que siempre estará ahí para acogerme entre sus sábanas. Sé que ahí está la felicidad que no necesito buscar en ningún otro sitio.

Artículo reeditado: Originalmente publicado el 30 de Septiembre de 2013.

38 comentarios:

  1. Pereza no sé, pero que el antro tiene que ser una leonera, seguro.

    ResponderEliminar
  2. Pra ser perrro de sofa y cama conjuntamente es necesario un pequeño matiz: Hace falta pasta.
    Buen enfoque Bake.

    ResponderEliminar
  3. Pereza no, torrija es lo que tengo en todo lo alto hoy lunes.

    ResponderEliminar
  4. La Biblia dice que los vagos se van al infierno pero a mi mientras me vengan a buscar y no tenga que ir por mi cuenta todo bien...

    ResponderEliminar
  5. La Biblia dice que los vagos se van al infierno pero a mi mientras me vengan a buscar y no tenga que ir por mi cuenta todo bien

    ResponderEliminar
  6. Qué pereza me da la vida un lunes lluvioso de otoño a estas horas...

    ResponderEliminar
  7. Quién inventaría el trabajo????

    ResponderEliminar
  8. Soy perezoso, lo confieso. Me encanta dormir.... prefiero dormir a comer.... Dormir, mi placer número dos.. jeje.

    ResponderEliminar
  9. — Señor, ¿Tiene pastillas para la pereza?
    — Sí, señor.
    — ¿Me pone una en la boca por favor?

    ResponderEliminar
  10. Nodoyuna, qué arte tienes¡¡¡

    ResponderEliminar
  11. Yo creo que al final Rajoy dimite por la pereza que le da intentar arreglar algo.

    ResponderEliminar
  12. Muy buen artículo de tus pecados capitales.

    ResponderEliminar
  13. Uno que no siente las piernaslunes, septiembre 30, 2013 9:58:00 a. m.

    Después de comer, echarse una buena siesta es para correrse vivo.

    ResponderEliminar
  14. Hola, soy Manolo ¿quieres hacer el amor conmigo? Bueno ¿en tu casa o en la mía?Oye si ya empiezas a poner peros mejor lo dejamos..

    ResponderEliminar
  15. Un relato estupendo, felicidades.
    Una semanita así la deseamos muchas gente, sobre todo las que ya vamos durmiendo menos.

    ResponderEliminar
  16. Tengo una duda... ¿Los vagos vamos al cielo o vienen a por nosotros?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En un carrito de ruedas.
      Muy bueno!!!!!!

      Eliminar
  17. Esto es lo que yo hago todos los domingos. Pero un día es un día¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  18. Esto no es pereza es sólo un estilo de vida. Nodoyuna, que pecaminoso estás...

    ResponderEliminar
  19. La pereza no es un pecado tan malo...después de todo, no me deja cometer los otros 6.

    ResponderEliminar
  20. Qué bonito es ver al Recre líder al menos otra semana más. ¿Verdad, Nodoyuna?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡¡¡Recre, Recre, Recre. Viva mi Recre!!!!!!!!

      Eliminar
    2. Un recreativista hasta las trancas con distintas trancaslunes, septiembre 30, 2013 9:09:00 p. m.

      Es mucho más grande ver al Recre que a los de siempre.
      ¡¡¡¡¡¡¡¡Viva el Recre!!!!!!

      Eliminar
  21. Nodoyuna, quiero pecar contigo.

    ResponderEliminar
  22. Si me da pereza pecar, ¿estoy pecando?

    ResponderEliminar
  23. En esta época del año siempre se complica la perritis con la vaguitis y las ganas de no hacer nada...

    ResponderEliminar
  24. No me gusta la pereza ni tampoco la forma de describirlasaaaa

    ResponderEliminar
  25. Acbo de levantarme he leido y me vuelvo al katre.

    ResponderEliminar
  26. Bicharraco, la pereza la produce los climas cálidos. Donde tú estás, con tanta lluvia y frío, no tendrás ni pereza ni morriña, sólo actividad para entrar en calor.
    ¡Vente par sur!, que tienes garantizado un siestón de la hostia, después de unos tintos de verano y una barbacoa de variaíto ibérico.
    Un abrazo para los dos.

    ResponderEliminar
  27. Que alguien me explique por qué la pereza es un pecado.

    ResponderEliminar
  28. Ya me da pereza hasta comerme una lasca de jamón.

    ResponderEliminar
  29. Nodoyuna, me has dado una pista, me voy a la cama, sin ver los peques de televisión.

    ResponderEliminar
  30. Me gusta esta serie sobre los pecados capitales, pero más me gusta la forma de exponerlo.
    Fantástico!!

    ResponderEliminar
  31. Mi Maná-Maná no tiene pereza, es un perro, con perdón para el cuadrúpedo.

    ResponderEliminar
  32. Conócete a ti mismo y conocerás la piedra.

    ResponderEliminar