20 de febrero de 2014

Labios Rojos (3)


El rojo de Nicole dominaba todo mi ser, llenaba cada instante de mi vida. Pensaba en ella a todas horas, me la imaginaba una y otra vez, tan hermosa con su precioso vestido verde.
No había conocido a nadie como ella, tan espontánea, tan segura de sí misma, una persona que disfrutaba de cada momento, que actuaba en busca de la felicidad, sin importarle las apariencias o lo que pensaran los demás. Todo esto hacía que tuviera la capacidad de sorprenderme con gran facilidad y lo cierto es que la admiraba por ello, a la vez que también me atraía más y más.
Supongo que somos muy distintos, si bien es cierto que me había propuesto exprimir cada segundo, luego en la práctica algo fallaba, me faltaba algo de chispa, algo de locura, me seguía sintiendo como aquel patito feo que piensa que siempre lo van a rechazar, pero no iba a desistir, al fin y al cabo nunca es tarde para cambiar, para ser un poco idiota y sacar a los demás alguna que otra sonrisa.
Volví al día siguiente a medianoche al parque, exactamente donde me había encontrado con ella el día anterior, y exactamente en ese preciso lugar se encontraba. La vi a lo lejos y hacia ella camine, atraído una vez más por el intenso rojo que emanaban sus manos y sus labios. Era su sello de identidad, eso era indudable, o tal vez se había percatado del efecto que éste poseía sobre mí y era por eso por lo que lo utilizaba en cada uno de nuestros encuentros. No estaba seguro, no sabía por qué razón ni por qué motivo, pero desencadenaba en mí una atracción tan grande, que no lo hubiera podido refrenar ni por un solo instante.
Era una noche preciosa, clara, con una gran luna llena pintada en el cielo, cuya luz descendía sobre Nicole. Parecía como si alguien hubiera decidido regalarme con total nitidez su imagen, la de su rostro, la de sus ojos, la de su largo pelo cayendo serpenteante como un río de fuego sobre sus hombros.
Me acerqué a ella cuando me dijo: — ¿Crees en la magia? —
—No—
Entonces cogió una moneda, la pasó fugazmente por sus dedos y ésta desapareció.
Me había quedado atónito, no sabía como lo había hecho, fue todo tan rápido que no me di cuenta. En medio de mi asombro, ella continúo hablando.
—Y en el destino, ¿crees? —
—No lo sé—
— ¿No lo sabes, o no, no crees en el destino? —
—No, no creo en el destino. ¿Y tú?, ¿crees en el destino?, ¿piensas que hay algo que nos ha unido a los dos esta noche en este lugar? —
—Déjame decirte en que creo, creo en mí. Pienso que si hay algo que nos ha unido esta noche, somos tú y yo, nada más, aunque existen cosas buenas, cosas que desconocemos el por qué de ellas—
Al decir esto, para mi asombro, la moneda volvió a aparecer.
—Ves, estas cosas buenas que nos pasan son como la magia, que si supiéramos el truco perderían todo su encanto, la esencia que nos hace feliz —
—Tal vez las atraigan nuestros pensamientos. Dicen que si eres optimista y piensas en positivo, atraes buenas cosas. Por ejemplo, yo últimamente lo he hecho y poco después te he conocido, podría ser una señal de que funciona. ¿Qué piensas? —
—En gritar—
— ¿Cómo?, le pregunté un tanto desconcertado.
—Tengo ganas de gritar, siento esa necesidad, quiero que se escuche mi voz en medio de este silencio. Grita conmigo Marcos, grita como si fuera la última vez que gritaras. —
—Pero como vamos a gritar, que vergüenza, es una locura, nos podrían escuchar en varios kilómetros a la redonda—
—Y qué importa, lo importante es que lo hagas porque quieras hacerlo y no que dejes de hacerlo por lo que puedan pensar. Además, a veces no hay que ser tan formal, a veces hay que dejarse llevar y ser un poco idiota. Yo voy a gritar, si te apetece puedes gritar conmigo—
Y gritó, gritó tan alto que creí que se enterarían todas y cada una de las personas que vivían en nuestra ciudad.
Debo de reconocer que titubeé al principio, las dudas me asaltaban y estuve a punto de no hacerlo, pero antes de que se llegara a un punto de no retorno, grité, grité tan alto como ella, incluso más, gritamos hasta quedarnos sin oxígeno, para luego tumbarnos en la hierba, mirarnos a los ojos y dedicarnos una gran sonrisa.
El silencio que nosotros habíamos roto abruptamente volvió a su cauce, pero no por mucho tiempo, ya que ni siquiera habíamos recobrado el aliento cuando una orquesta empezó a tocar en el parque.
Tocaba muy bien, tanto que la escuchamos atentamente sin decir nada durante un buen rato. Yo no necesitaba más, lo cierto es que únicamente teniéndola al lado me sentía feliz, pero no feliz de cualquier forma, la felicidad que sentía sólo se sentía cuando ves que te estás enamorando.
—En mi familia hay algunos músicos, yo siempre quise aprender a tocar el violín, ¿crees que podría ser capaz de aprender a tocarlo? —
—Creo que serías capaz de aprender a tocar cualquier instrumento, que podrías lograr cualquier objetivo que te propusieras—, le respondí.
Mi respuesta hizo que no pudiera evitar reírse y así estuvo durante un rato, tras el cual me contestó: —creo que tengo las manos demasiado grandes para tocar el violín, ¿que crees? —
—Pienso que tienes las manos preciosas, perfectas para mí, perfectas para mis manos—
Me miro a los ojos , me miro fijamente, de la manera más profunda que nadie había hecho jamás, como queriendo examinar en mi mirada cuánto de verdad había en mis palabras.
Después suspiro, sonrió y me preguntó:
—¿Sabes qué? —
—Sorpréndeme—
—Cuando era pequeña tenía una gata que encontré abandonada. La llamé Mrs. Robinson.
—¿Por la canción? —, la interrumpí.
—Obvio, me encantaba esa canción. La cuestión es que me mudé de casa y en la primera noche en mi nuevo hogar, perdí a mi gata, no la encontraba por ningún lado, pasaban los días y no regresaba, únicamente la escuchaba maullar en sueños . Mis padres me consolaban diciéndome que estaría haciendo amigos, conociendo el barrio,  pero yo sabía que algo no marchaba bien.
Me hice a la idea de que nunca volvería, que me había abandonado, cuando una gris tarde mientras estaba jugando, la encontré sin vida entre una caja y un diminuto hueco en la pared.
Pese a que no encontraba consuelo, supe que Mrs. Robinson no me abandonó, que siempre estuvo a mi lado y nunca moriría, porque está presente en mi mente y en mi corazón —
—Lo siento mucho, no sé qué decir—
—No lo sientas, porque nunca pasó, se me acaba de ocurrir. Tenía ganas de contarte una historia y he ido improvisando sobre la marcha. Ahora te toca a ti, cuéntame cualquier cosa, una verdad o una mentira, no me importa—
—No se me ocurre ninguna—
—Bueno, quizás aprenderás, es como tener ganas de gritar, te tienes que lanzar.
—Sinceramente, no entiendo cómo puedes hacer tantas preguntas que la verdad, no sé cómo se te ocurren, ni sé lo que estás pensando, lo que realmente piensas.
—¿Quieres saber que pienso? —
—Me encantaría—
—Pienso en que me gustaría que me abrazaras—
Estábamos abrazados, contemplando las estrellas y el firmamento, cuando vimos un globo aerostático y ella dijo: —¿a dónde crees que se dirige? —
—No tengo ni idea—
—Sigámoslo—
—Como quieres seguirlo, no sabemos a dónde nos podría llevar—
—Que importa eso, lo podemos  seguir en tu coche, por la carretera, sin rumbo fijo—
Y así fue como fuimos en busca del globo, no sé muy bien por qué ni para qué, pero qué más da, estaba junto a Nicole y eso me hacía feliz.


68 comentarios:

  1. La historia cada vez es más interesante y bonita...genial esta tercera parte!!!!! te felicito por lo gran escritor que eres..sigue así..!!!!! que nunca se pierda la sonrisa...!!!!!

    Disfruta de tu viaje, en un mundo amarillo!!!!

    ResponderEliminar
  2. Eres un empedernido romántico en un mundo que no entiende de letras y que huye del amarillo. Mi consejo es que sigas siendo tu mismo y tan buena persona como siempre lo has sido y demostrado. Molto bueno, molto brillante.

    ResponderEliminar
  3. Tus labios rojos como orgasmos,ofrecen un durazno en cada beso y en el verbo, una flor casi azucena.

    Rabindranah Tagore

    ResponderEliminar
  4. Artículo muy optimista y el video es una sonrisa de sus autor. Me ha gustado hasta el color de labios de la chica de la fotografía.

    ResponderEliminar
  5. Si los anteriores fueron encantadores este es mi favorito y espero con ansiedad la continuación.

    ResponderEliminar
  6. Excelente artículo Bake Josyan. Trae nuevas historias de tu viaje. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Mi querido amigo, una vez más nos demuestras que eres el mago de la imaginación y la fantasía. Se queda uno embelesado leyendo el relato, todo parece muy real, aderezado con gran pulcritud lingüística.
    Estés donde estés, te embarques en el proyecto que sea, nos seguirás deleitando con tus aventuras y sensaciones, desde el apasionado rojo hasta el jovial amor adolescente.
    Qué te puedo decir, Josyan, que te deseo toda la suerte del mundo en la gran travesía que emprendes. ¡Enfócala con coraje y arte!
    Te echaré muchísimo de menos; siempre estaré para lo que necesites.
    Buen viaje y un fuerte abrazo, amigo mio.

    ResponderEliminar
  8. En un silencio de pasión se fue mi alma contigo.

    ResponderEliminar
  9. Mujeres con labios rojos, ¡SI A TODO!

    ResponderEliminar
  10. Este nudo que tengo en la garganta.... es para no GRITAR tu nombre.... Josyan, te echaré mucho de menos. ¡SUERTE!

    ResponderEliminar
  11. Qué alegría más tonta,
    volar sentado aquí,
    que me llamen pasota,
    me la suda soy así.
    Qué vivan los que votan,
    los que pasan de ir,
    los que quieren y no pueden
    y nos quieren decir
    que están bien cuando todo va mal,
    que sólo me sale cantar
    mientras se matan ahí fuera
    y las cabezas vuelan.

    ResponderEliminar
  12. Quiero gritar siempre a los cuatro vientos que te necesito mucho mas que al firmamento Eres el mejor, Josyan.

    ResponderEliminar
  13. Cuando dos personas están destinadas a estar juntas, no importa el tiempo, mucho menos los años. El destino se encargará.

    ResponderEliminar
  14. Brindo por lo que tú y yo sabemos...y los demás ni siquiera imaginan!!!

    ResponderEliminar
  15. Te mando un beso para que estés donde estés, siempre te acuerdes de mí.

    ResponderEliminar
  16. Pedazo de foto, pedazo de artículo y pedazo de vídeo. ¡Lo has sembrao!

    ResponderEliminar
  17. Hacer un cambio en tu vida asusta, ¿pero, sabes qué es lo que asusta más? lamentarte luego de no haberlo hecho. Mucha suerte en esa etapa que comienzas. ¡Buen viaje!

    ResponderEliminar
  18. Le llaman amor a primera vista, pero es simplemente...calentura instantánea !!!

    ResponderEliminar
  19. La pasión de algunos dirigentes del PP por los bancos del país en que nací me emociona. Por cierto, nací en Suiza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ha dimitido ya Cospedal?
      Hemeroteca: Cospedal: "Si alguien del PP tuviera cuentas en Suiza, yo tendría que dimitir"

      Eliminar
    2. Suiza es para los corruptos lugar de peregrinación como Lourdes lo es para los beatos.

      Eliminar
  20. Preciosa historia. Eres mi romántico favorito.

    ResponderEliminar
  21. La cosa se está poniendo calentita, calentita, calentita... UFFFFF

    ResponderEliminar
  22. Feliz y bonito día a esos hombres que con sus letras, su voz, su tacto, su sensualidad, su pasión, nos enamoran y nos incitan a pecar. Especialmente para ti, Josyan.

    ResponderEliminar
  23. El rojo es símbolo infinito de pasión, pero también representa valor, energía, misterio y sensualidad...

    ResponderEliminar
  24. Por confiar en quien no debía, ahora no confío en nadie.

    ResponderEliminar
  25. Sensualidad a flor de piel...pura pasión, pura ternura, sentimiento puro. ¡Qué bonito es el amor!

    ResponderEliminar
  26. Tenemos algo pendiente... Florencia te espera acuérdate!!!

    ResponderEliminar
  27. Espero que te vaya muy bien en tu nueva etapa. El artículo genial¡¡¡

    ResponderEliminar
  28. Es bonito conocer a alguien que te pone nerviosa, que te hace sentir extraña, que te hace hacer tonterías, que te deja sin palabras...y que no puedes dejar de mirar. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  29. Da gusto venir a pasearse un rato por tus letras
    que tengas un día genial

    ResponderEliminar
  30. Siempre consigues alegrarme el día. Josyan, eres el "puto amo".

    ResponderEliminar
  31. Un mujeriego siempre se sale con la suya... y con dos o tres más...

    ResponderEliminar
  32. Este colaborador escribe de escándalo.

    ResponderEliminar
  33. Del amor al odio sólo hay un paso y viceversa, pero del sexo al orgasmo sólo...un buen trabajo.

    ResponderEliminar
  34. Mezclando magia y pasión, nada puede salir mal.

    ResponderEliminar
  35. Mantén tu actitud positiva. Siempre lucha. Siempre sé valiente. Sé ambicioso. Enfócate. Sé fuerte.

    ResponderEliminar
  36. Josyan, no hay tiempo para el pasado cuando el futuro tiene mejores oportunidades. NO LO OLVIDES Y SÉ FELIZ.

    ResponderEliminar
  37. Genial como todo lo que escribes.

    ResponderEliminar
  38. Cuídate, pásalo bien, no dejes de escribir desde Florencia.Tu fan numero guan.

    ResponderEliminar
  39. Buen artículo, entretenido de leer.

    ResponderEliminar
  40. Eres la luz que ilumina mis días nublados. Me encanta como escribes.

    ResponderEliminar
  41. Que puedo decir que no te hayan dicho ya. Besos y al toro.

    ResponderEliminar
  42. No tardes en escribir y vuelve pronto Jsyan di caprio.

    ResponderEliminar
  43. Tu imaginación va pareja con tu buen hacer. Como colaborador del blog deseo que sigas escribiendo y nos haga pasar momentos inolvidables.
    Como persona, eres insustituible para muchos, entre los que me encuentro. Buon viaggio. Buon soggiorno e tornare presto.

    ResponderEliminar
  44. La cosa va de despedidas. El lugar creo que no importa para escribir. Mis mejores deseos.

    ResponderEliminar
  45. la musica funambula y los labior gordales pa to

    ResponderEliminar
  46. Hoy echo de menos al Sótano y como estamos en elecciones...

    ResponderEliminar
  47. Felicidades por tu viaje, aprovecha el tiempo y sobre todo se muy feliz.

    ResponderEliminar
  48. Acabo de terminar de mi periodo de retiro en la catedral, dedicada a la Virgen con el nombre de “Santa Maria del Fiore” (de la Flor), también denominada el “Duomo" en Florencia.
    Aterrizo en un jet privado de Putin y lo primero que me dicen mis espías amantes de la antigua KGB, actualmente FSB, es que te marchas a Italia, concretamente al lugar donde acabo de llegar.
    No es posible tanta coincidencia, no puedo encajar esta derrota. Mi chico preferido, mi autor más romántico, el más joven de la corte de los Bakes se marcha a Firenze. Imperdonable.
    Bueno, sabes que te esperaré y mis acólitos florentinos estarán siempre dispuestos a prestarte su ayuda.
    Recuerda qué personajes, algunos amantes empedernidos, vivieron y caminaron por las calles que en unos días tú pasearás: Fra Angelico (Vicchio di Mugello),Leonardo da Vinci (Vinci), Giotto di Bondone, (Vespignano in Mugello) Marsilio Ficino, (Figline Valdarno) Américo Vespucio y yo, que para ti hoy soy florentina y me convierto en tu aliada más fiel.
    Te espero y quiero que sigas escribiendo, ya sabes, tengo licencia... para amar.
    Besos, luz del arco iris.
    Buona fortuna e ricordate che non si dovrebbe scoprire la mia identità. Presto, potrai guardare nei miei sogni.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona Bake pero esta tia me pone a 100 o a 1000.

      Eliminar
  49. Todo maravilloso. Felicidades. Josyan que te vaya bonito. Besos para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te echábamos de menos por este rincón.

      Eliminar
  50. Será difícil hacernos a la idea de que estarás lejos, allá por la Toscana van a tener la suerte de contar con tu presencia. Todos esperamos que tu estancia en la cuna del Renacimiento, además de provechosa, te resulte agradable y que te lo pases lo mejor posible.
    Aquí nos quedamos con tu recuerdo y tus artículos, esperando, hasta que regreses y nos lo cuentes de primera mano, que nos vayas adelantando tus "experiencias"... Hasta el próximo artículo Josyan, siempre estaremos junto a ti, porque tu siempre estás en nuestro corazón.

    ResponderEliminar
  51. Buona fortuna e ricordate che non si dovrebbe scoprire la mia identità. Presto, potrai guardare nei miei sogni.

    ResponderEliminar