27 de julio de 2016

La Fotografía

Se enamoraron cuando corrían los tiempos previos a La Guerra Civil Española.

Fue algo extraño, inexplicable, como si fuera imposible haberlo planeado con anterioridad. Lo que fue un hecho es que aquella noche de primavera, tras la fiesta del pueblo, terminaron dialogando y hablando como si se conocieran de toda la vida. Algo muy intenso se estaba forjando.

Antes de ello, cada uno sabía de la existencia del otro, pero poco más. Se habían visto algunas veces por el pueblo, y aunque ambos sentían cierta curiosidad por conocerse algo más, nunca se había terciado la oportunidad.

Lo que ocurrió después de aquella noche tan sólo la química lo puede explicar con cierto raciocinio. Ambos se embarcaron en unos días de esplendor, de pasión, de desearse el uno al otro en cada instante. Sus mentes parecían estar extasiadas por sus corazones.

En esas estaban cuando estalló la guerra y él tuvo que irse al frente. Todo quedó suspendido, en el aire, como si de una película a cámara lenta se tratara. La vida parecía que los ponía a prueba, y tan sólo disponían de un arma para afrontarla: el amor.

Durante las noches de incertidumbre en el frente, la mente de él volaba imaginando a su amada una y otra vez. La inventaba en sueños y ello hizo que el sentimiento fuera creciendo más y más. Si algo deseaba con todas sus fuerzas era sobrevivir, puesto que una vida plena y compartida le estaba esperando más allá de la contienda. Gracias a la correspondencia, supo que lo mismo estaba ocurriéndole a ella.

Pero la desgracia parecía cernirse sobre él, ya que durante una incursión enemiga quedó herido de gravedad. La vida se esfumaba, y con ella todo ese sentimiento que se había ido forjando en los últimos meses. El mero hecho de pensar que no la volvería a ver le quitaba la vida.

El dolor por la herida era insoportable, aunque nada comparable con su dolor interior. En esas estaba cuando se quedó dormido extasiado por sus propios pensamientos, con el miedo y la incertidumbre que suponía la posibilidad de no despertar nunca más.

Pero despertó, y en cuanto lo hizo le dijo directamente al médico que cuidaba de él: “Tienes que dibujar algo para mí”.

Durante las curas del día anterior, el médico de guerra le contó que solía dibujar retratos para ganarse la vida antes de convertirse en médico, por lo que dicha petición no le pilló por sorpresa. “Acabo de soñar con una fotografía y quiero que la plasmes en papel. Te daré todo lujo de detalles”, le dijo.

Los días pasaron y su salud fue mejorando. Sin embargo, cuando parecía estar recobrado plenamente otro golpe le sacudió: su bando había perdido la guerra. No disponía de mucho tiempo de maniobra, por lo que decidió dejarse llevar por su propio instinto de supervivencia. Sabía lo que quería y por consiguiente lo que tenía que hacer.

Volvió al pueblo en busca de su amada. Volver a verla tras tantos días de sufrimiento y desesperación fue como elevarse a las alturas. La besó con frenesí, la abrazó como si pretendiera fusionarse con ella, la agarró con fuerza de la mano y empezaron a correr. Sabían que el exilio era la única opción que les quedaba si querían disfrutar de una vida plena.

Treinta y cinco años después, en algún lugar de la Borgoña francesa, un nieto le preguntaba a su abuelo por el significado de las nuevas palabras que iba aprendiendo. En estas estaban, cuando el niño le preguntó al abuelo por el significado de la palabra “amor”.

Si mediar palabra, el abuelo se levantó y se dirigió al cajón donde guardaba sus cosas. De allí sacó un viejo pergamino sobre el que había un dibujo de tal calidad artística, que el nieto creyó estar viendo una fotografía. En ella, el pequeño podía ver un hombre y una mujer que les resultaban familiares. Ella estaba en una posición algo más elevada, desde la que miraba con ojos brillantes y sonrisa pura al hombre situado en una posición algo más inferior. Exactamente la misma mirada y la misma sonrisa se dibujaban en la cara de él.

“Gracias abuelo. Nunca olvidaré el significado de la palabra amor” – le dijo el nieto al abuelo.

Artículo reeditado: Originalmente publicado el 06 de Marzo de 2014.

38 comentarios:

  1. Muy bonito el artículo de Nodoyuna y demuestra un cariño especial a sus abuelos. No comprendo muy bien la historia pero lo importante es que hay mucho amor en sus palabras.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa y connmovedora historia.

    ResponderEliminar
  3. Una imagen dice más que mil palabras.

    ResponderEliminar
  4. Sea real o no, este tipo de situaciones se habrá repartido por muchos lugares.
    Buen artículo.

    ResponderEliminar
  5. La historia es muy hermosa. Me he emocionado al leerla.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué historia más bonita! Nodoyuna, me has hecho emocionarme.

    ResponderEliminar
  7. Hacer el amor en tiempos de guerra también es una forma de protesta.

    ResponderEliminar
  8. Me gustan los artículos nuevos y originales.
    Lo has bordao, Nodoyuna.

    ResponderEliminar
  9. La guerra siempre saca a relucir las más terribles miserias humanas. ¡Cuánta gente olvidada y masacrada... sin tumba, ni nombre en su lápida!

    ResponderEliminar
  10. Después de todo, una tierna historia aun en medio del horror de la guerra. Preciosa.

    ResponderEliminar
  11. Abuelos que no sufrieron de desamor y su primera novia es su esposa. ¡Me encanta!

    ResponderEliminar
  12. Si nuestros abuelos levantarán la cabeza nos desheredarían a todos por cobardes. Tanta lucha en la Guerra Civil, ¿de qué sirvió?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Corroboro esas palabras.

      Eliminar
    2. ¡Cuánta verdad en estas palabras!

      Eliminar
  13. Pedazo de artículo, me ha encantado.

    ResponderEliminar
  14. Una historia conmovedora que demuestra,a muchos incrédulos que cuando un sentimiento es verdadero pude vencer las barreras del tiempo.

    ResponderEliminar
  15. TU ARTÍCULO ME EMOCIONO HASTA LAS LAGRIMAS!! ¡¡NO DUDO QUE EL AMOR EXISTE!!

    ResponderEliminar
  16. Yo quiero de grande terminar como mis abuelos. Durmiendo abrazados de amor.

    ResponderEliminar
  17. Me has puesto lo pelos de gallina.

    ResponderEliminar
  18. Los abuelos son la prueba que el verdadero amor sí existe.

    ResponderEliminar
  19. Un artículo maravilloso y conmovedor. Me ha encantado. Felicidades.

    ResponderEliminar
  20. Ver a mis abuelos y después de más de 50 años los veas unidos y sean felices eso es amor. Lo que existe en el siglo XXI son sólo temporadas.

    ResponderEliminar
  21. Quiero un amor como el de mis abuelos. Después de tanto años mi abuelo la sigue elogiando y diciéndole que es hermosa.

    ResponderEliminar
  22. Mis abuelos se conocieron bailando y ahora casi ni pueden caminar. El amor es una enfermedad degenerativa.

    ResponderEliminar
  23. Una mañana agitada, a las 8:30, cuando un señor mayor de unos 80 años, llegó al hospital para que le retiraran los puntos de su pulgar.

    El señor dijo q estaba apurado y que tenía una cita a las 9:00 am, el doctor le pidió que tomara asiento, sabiendo que quizás pasaría más de una hora. Lo vio mirando su reloj y decidió, examinar su herida.

    Mientras lo curaba le pregunto si tenía una cita con otro médico esa mañana, ya que lo veía tan apurado. El señor le dijo que no, que necesitaba ir al geriátrico para desayunar con su esposa.

    El doctor le preguntó sobre la salud de ella: Él le respondió que ella hacía tiempo que estaba allí ya que padecía de Alzheimer. Le preguntó si ella se enfadaría si llegaba un poco tarde: Le respondió que hacía tiempo que ella no sabía quién era él, que hacía cinco años que ella no podía ya reconocerlo.

    El doctor sorprendido entonces le preguntó: '¿Y usted sigue yendo cada mañana, aun cuando ella no sabe quién es usted?' El sonrió y le dijo:"Ella no sabe quién soy, pero yo aún sé quien es ella y la amo." Al doctor se le erizó la piel, y tuvo que contener las lágrimas mientras él señor se iba, y pensó, "Ese es el tipo de Amor que quiero en mi Vida. "El Amor Verdadero no es físico, ni romántico. El Amor Verdadero es la aceptación de todo lo que es, ha sido, será y no será en la vida. La gente más feliz no necesariamente tiene lo mejor de todo; ellos sólo hacen todo, lo mejor que pueden.

    ResponderEliminar
  24. Una buena película se puede hacer con el guión de este artículo.

    ResponderEliminar
  25. Ahora puedo comprender que pueda existir tanto amor.

    ResponderEliminar
  26. El artículo es de sobresaliente.
    Bravo, Bake Nodoyuna.

    ResponderEliminar
  27. El amor tiene un lenguaje universal, hasta un niño pequeño lo puede comprender.

    ResponderEliminar
  28. Que tu ausencia me devora
    Entero el corazón
    Y yo no tengo remedio mas
    Que amarte

    Y en la distancia
    Te puedo ver
    Cuando tus fotos
    Me siento a ver
    Y en las estrellas
    Tus ojos ver
    Cuando tus fotos
    Me siento a ver

    Y de nuevo siento enfermo
    Este corazón
    Que no le queda remedio mas
    Que amarte

    ResponderEliminar
  29. Nodoyuna, menuda historia de amor. Casi que me pongo a llorar.

    ResponderEliminar
  30. No he tenido la fortuna de poder haber hecho esa pregunta a mis abuelos, murieron mucho antes de yo nacer.

    ResponderEliminar
  31. ¡Maldita Guerra Civil! ¡Cuántas vidas truncó! Preciosa la historia, Nodoyuna.

    ResponderEliminar
  32. Da gusto pasar de vez en cuando a leer tus entradas
    Besos

    ResponderEliminar