13 de julio de 2016

Ira

Soy un pecador, lo confieso.

Se acabaron las medias tintas, he aquí mi confesión más sincera.

Con el paso de los años ha ido creciendo en mi esta emoción, este resentimiento, esta furia. Será que con el tiempo me he ido percatando de todo aquello que me rodea. De quién es quién. De dónde está mi lugar en el mundo. De cuál es mi relación con el enemigo, y de cómo es el sometimiento al que estoy subyugado.

La ira brotó en mi cuando fui consciente de todo ello. Cuando no me quedó otra opción que la de oponerme de inmediato el comportamiento amenazante de esa fuerza externa que no descansa en su cometido de mantenerme en todo momento bajo control.

Para ello utiliza un mecanismo casi infalible: suministrar miedo. De este modo nos tiene a todos bien controlados, en el redil, perfectamente apaciguados. Es la maniobra perfecta para aniquilar cualquier posibilidad de desestabilización, de pérdida de su estatus de poder.

El miedo es su arma más potente. Con ella se siente seguro. Todo aquel que recibe su dosis queda automáticamente inhabilitado para poder amenazarle, pero yo he encontrado el antídoto perfecto: la ira.

Siento que estoy vivo cuando mi ritmo cardiaco se incrementa ante la presencia del enemigo. Con cada bombeo acelerado de mi corazón, mi expresión corporal va adoptando una posición de ataque. Mis rasgos faciales se modifican hasta convertir mi mirada en la del asesino que está a punto de acechar a su víctima. Mi aparato bucal se tensiona y mis orificios nasales se abren y se cierran desenfrenadamente. Es entonces cuando estoy listo para liberar toda mi rabia contenida.

Llegado a este punto, no puedo controlar el instinto que desde lo más profundo de mi ser siente la necesidad de asaltar y golpear al enemigo. De reducirlo a polvo con mis propias manos, de hacerle llorar de dolor y obligarlo a pedir clemencia, para solo entonces, intensificar más aún mi ira contra él.

Es entonces, en ese preciso instante en el cual su vida está en mis manos, cuando se agolpan en mi mente imágenes de mi niñez. Todas las instantáneas tienen en común un fondo blanco, puro, inmaculado. Era en mi infancia cuando mi alma era cristalina como el agua, cuando todavía al mundo no le había dado tiempo de corromperme y de convertirme a la postre en un pecador insaciable.

Artículo reeditado: Originalmente publicado el 05 de Noviembre de 2013.

51 comentarios:

  1. La ira es absurda. Te salen granos y sufres disrreas. Yo me quedo con la gula.

    ResponderEliminar
  2. Amigo pecador la serie está quedando muy instructiva. Los colaboradores y seguidores de este blos se distinguen por cometer exclusivamente pecadillos y poseen una virtud cultural muy importante: escribir, leer y opinar.

    ResponderEliminar
  3. Magnífico, Nodoyuna.
    En los tiempos que corren el que no se sienta iracundo que tire la primera piedra.

    ResponderEliminar
  4. Si algo que no puedo soportar es la injusticia. Cuando ésta la percibo, me mosqueo y lo elevo en cualquier foro.

    ResponderEliminar
  5. Tengo en mi redil a cuatro grupos de trabajadores.
    Un grupo lo forman los sindicalistas liberaos de distintas fuerzas sindicales y otros, de sindicatos independientes, que buscan ese pringón.
    Los tengo cogidos por los cojones (ellos se dejan muy gustosamente) a cambio de casi garantizarles la jubilación sin currar ni tocarles el salario y otras prerrogativas. Así consigo la paz social.
    Tengo otro grupo que hacen cola en la puerta de mi despacho ( parece una carnicería) con el inoxcrom en la mano para firmar lo que les eche.
    Tengo un tercer grupo, la inmensa mayoría, la más borreguil, que el miedo les invade, un miedo a no sé, que callan y otorgan.
    Y un último grupo, muy pequeño, que no aceptan mi prepotencia. Se ponen iracundos dando palos de ciego. Suelen estar cabreados con los otros tres grupos y conmigo.
    Lo cierto es que les hemos dejado con el culo al aire.
    ¡VIVA LA MADRE QUE ME PARIÓ!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que viva, pero tú eres un mamonazo.

      Eliminar
    2. El mamonazo seguro que lo eres tú y serás de los lacayos que estas comiendo en el pesebre.

      Eliminar
  6. Esta serie de pecados te está quedando que mi pintado. Lástima que vaya llegando a su fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te deberías de inventar nuevos pecados como el coge sobre o el borreguil!!!!!!!!!!

      Eliminar
  7. Diferencia abismal entre el artículo de ayer y el de hoy, del florero hediondo a lo más irascible. Los dos muy buenos.

    ResponderEliminar
  8. Gran artículo Bake Nodoyuna.

    ResponderEliminar
  9. LIBERTAD LIBERTAD, SIN IRA LIBERTAD, GUÁRDATE TU MIEDO Y TU IRA, PORQUE HAY LIBERTAD...

    ResponderEliminar
  10. El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento.

    ResponderEliminar
  11. Ufff cómo decirles que por más que trate de controlar mi rabia e ira me sale lo peor de mí. En verdad estoy completamente enfermo ya que cuando siento que la ira se apodera de mí no pienso más que en golpear a la persona que ocasiono mi disgusto. Soy un pecador.

    ResponderEliminar
  12. Nodoyuna, eres mi pecador favorito¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  13. La ira forma parte del carácter del ser humano, no es un pecado. Cada persona exterioriza la ira de una forma distinta.

    ResponderEliminar
  14. La ira es una emoción natural y sana, siempre y cuando se la mantenga bajo control.

    ResponderEliminar
  15. Me tenéis enganchada a este blog. No hay un solo día que no vea qué nos ofrecéis.

    ResponderEliminar
  16. LO MAS INPORTANTE CUANDO UNA PERSONA TIENE IRA ES ENFADARSE PORQUE SINO TIENES QUE ACUDIR AL PSICOLOGO O PEOR A UN AL PSIQUIATRA, POR NO SACAR LA RABIA QUE TIENES DENTRO. EN CUANTO TENGAIS RABIA DESAHOGAROS, OS LO RECOMIENDO

    ResponderEliminar
  17. Buena descripción de lo que es la ira.
    Ánimo para acabar con la serie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ya ha acabado con los pecados capitales; Bake Nodoyuna no volverá a pecar.

      Eliminar
  18. Cuando más optimismo quieren inyectar en cuanto a la marcha de la economía española, llega el sablazo en la yugular, donde más duele, en Educación.
    Cortan de raiz las Becas Erasmus, y con carácter retroactivo.
    Con esta medida hunden más las ilusiones de los jóvenes, que se ven sin salida en el terreno de la formación cultural y en el ya existente laboral.
    La situación actual acarreará para el futuro, a medio plazo, un panorama irreversible, muy negro, teniendo en cuenta que están capando una generación laboral completa.
    Y los que deben tomar medidas racionales, el actual equipo de gobierno, nada más que hacen mentir. Son mediocres; no saben manejar el barco ni se plantean bajarse de él.
    Resultado final: hundimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto sí que me produce IRA. IRA E IMPOTENCIA. MIERDA PAÍS.

      Eliminar
    2. Wert, Mato, Gallardón, Montoro, Bañez, Cañete, Cospedal...la culpa no es de ellos, es de quien les puso y de los que les votaron.

      Eliminar
    3. Hasta la Comision Europea acaba de tirarle de las orejas al terrorista social que es Wert. Conviene recordar que quien no lo cesa es Rajoy

      Eliminar
    4. Wert, despiertas mi ira. Wert, si me cruzo contigo te piso la cabeza.

      Eliminar
    5. Una realidad como un templo. Tenemos que hacer algo para evitar esta catástrofe.

      Eliminar
    6. Hagamos BEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE

      Eliminar
  19. Acumular sentimientos negativos como rencor, odio o rabia afectan considerablemente la salud.

    ResponderEliminar
  20. A mí el mal genio se me nota en la cara, en la forma de hablar, de mirar, de respirar y en las ganas de querer asesinar, pero nada más...

    ResponderEliminar
  21. Brad Pitt, gran actor. Ha ido mejorando con el paso del tiempo y la experiencia adquirida.
    En el mundo del cine podemos encontrar miles de escenas de todo tipo de ira.
    El artículo es muy bueno.

    ResponderEliminar
  22. La capacidad de enojarse es importante porque el que no se enoja se acostumbra a tolerar lo intolerable.

    ResponderEliminar
  23. Robin no aparece por ninguna parte, no está en la cueva.
    Seguro que se ha acobardado de alguien que se ha puesto iracundo, teniendo en cuenta que tiene menos sangre que un calamar de Terranova.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jubilaciones Amando, jubilaciones a go go

      Eliminar
    2. 2ª planta, armario de las viagrasmartes, noviembre 05, 2013 5:04:00 p. m.

      dueño había dejado por ahí...
      --Cuando este se da cuenta, decide
      meter el loro en el congelador pa' calmar su calentura...
      --una hora mas tarde decide sacarlo y lo
      encuentra sudando y le pregunta
      --loro como puedes estar sudando en el
      congelador???
      Y el loro responde:
      --No joda "Tu crees que es fácil abrirle las
      patas a una gallina congelada...

      Eliminar
  24. Dónde está, lo mato, lo mato...?????????

    ResponderEliminar
  25. Ira, tres simples letras que dicen mucho dentro de una mente.

    ResponderEliminar
  26. Nodoyuna, eres un crack. Enhorabuena por esta serie.

    ResponderEliminar
  27. En mi caso resulta muy difícil detener la ira.
    Lo ideal sería pasar de cosas nimias y aparcar la ira todo lo que se pueda.

    ResponderEliminar
  28. Ahora que estamos todas reunidas, ¡VIVA LA MADRE SUPERIORA!

    ResponderEliminar
  29. Una película llamada la Ira del Viento enfocaba este pecado como una virtud en manos de personas desesperadas.

    ResponderEliminar
  30. Una serie muy buena. Felicidades a todos los componentes del blog.

    ResponderEliminar
  31. Larguirucho te echo de menos. Pedazo de artículo mi vida.

    ResponderEliminar
  32. Disfruto leyendo los comentarios de este gran artículo.

    ResponderEliminar
  33. Este Wert alimenta mi ira, no puedo con tantos inútiles.

    ResponderEliminar