11 de noviembre de 2015

Las cuatro estaciones


El hecho de poder vivir las cuatro estaciones del año en apenas una semana es toda una experiencia.

El viento que jugaba con mi equilibrio nada más pisar tierra ya es un recuerdo perdido en mi memoria. Aunque es cierto que jamás olvidaré la ira de Céfiro, cuyo objetivo parecía ser querer derribarme una y otra vez. Para su desgracia nunca lo consiguió, teniendo que contentarse tan solo con llevarse por delante algún que otro gorro protector.

Tras un día soleado como el de hoy la primavera parece querer asomar a la vuelta de la esquina. Helios ha sacado su pincel y ha coloreado árboles, personas, fachadas y jardines con una tonalidad que no había visto anteriormente por estos lares. El simple hecho de pasear hoy por los parques de la ciudad bajo el influjo del astro rey era un placer para los sentidos.

Aún así, uno no está nunca a salvo de un buen chaparrón. En cualquier momento y allá donde te encuentres, debes estar preparado para un remojón repentino. Con tu nuevo gorro recién comprado ajustado en tu cabeza y con un buen chubasquero, la ciudad no tiene secretos para nadie.

Pero ojo, no debemos olvidar de donde venimos para así afrontar con entereza el futuro. Está fresco ese otro día frío en el que la blanca nieve cubría todo al alba. Con ganas de seguir siendo protagonista, los copos de nieve no dejaron de caer hasta que sobrevino el ocaso. Para entonces, no había rincón por las calles que hubiera escapado a su blanca pureza.

Ya puede llover a cántaros, soplar un vendaval que te arrastre, iluminar el sol hasta que te achicharre o nevar hasta que se te congelen pies y manos, que yo estoy a buen recaudo en la estación de la vida.

Artículo reeditado: Originalmente publicado el 19 de Febrero de 2013.

26 comentarios:

  1. La estación de la vida no es perenne. Así y todo si estáis viajando sed felices.

    ResponderEliminar
  2. La rubia pasa un semáforo en rojo y la detiene un policía de Lepe:

    - Ay, lo siento, oficial, es que soy daltónica....

    - Ah, ¿pero usted cree que soy tonto? ¿Me quiere hacer creer que no hay semáforos en Daltonia?

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué hacen con la sangre después de un análisis?
    Se tira a la basura

    El destino habitual de las muestras para análisis, tanto de sangre como de otros fluidos corporales, es el de los demás residuos biológicos que se recogen en los contenedores de basura “normal”, los grises o, en algunos casos, negros.

    La sangre procedente de las extracciones para analíticas constituye un volumen relativamente despreciable (unos cuantos mililitros en el peor de los casos); además, se almacena en recipientes estancos (aunque sean frágiles). Por eso no es considerada como material de riesgo especial, y más si se tiene en cuenta que cualquier forma de vida que pueda estar contenida en ella queda destruida a los pocos minutos de la extracción. Dicho de otro modo, no se utiliza para nada más.

    ResponderEliminar
  4. Conozco la pizza cuatro estaciones!!

    ResponderEliminar
  5. Ver las 4 estaciones en un día es algo difícil de valorar para los que nos asamos de calor en el trópico.

    ResponderEliminar
  6. Buena adaptación al hábitat, compañero.

    ResponderEliminar
  7. Hace algún tiempo Antonio Vivaldi compuso las cuatro estaciones. Nada tienen que ver con la que tú relatas.
    Queda muy bonita la imagen de la ciudad de Leeds nevada.

    ResponderEliminar
  8. España tiene buen clima y buenas comidas, pero necesitamos una regeneración política (incluida la sindical) y social a todos los niveles; que los porcentajes de paro sean casi nulos... Reconozco que soy un hombre utópico.

    ResponderEliminar
  9. Así me gusta, Nodoyuna, optimismo y cojones ante la vida. Nada de quejarse inútilmente.

    ResponderEliminar
  10. El vivir las cuatro estaciones en una semana suele darse el lugares de climas continentales, inmersos en un cinturón de bajas presiones, puntualizando que los momentos soleados no tienen mucha temperatura.

    ResponderEliminar
  11. Tengo un Maná-Maná que se lleva en el mismo sitio, durante las cuatro estaciones, siendo un mamonazo, un chulo de los cinco duros, un prepotente, cerdo sin cordura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya caerá ese golfo, ese y la Maína.

      Eliminar
  12. Haga viento, lluvia, sol o nieve, al mismo tiempo que alcancéis vuestros objetivos, disfrutad de los momentos que podáis.

    ResponderEliminar
  13. Gracias a tus artículos nos vamos enterando de tu nueva andadura.
    Siempre has aportado tu granito de arena en nuestro país, como sé que lo seguirás aportando desde fuera, en la medida que puedas.

    ResponderEliminar
  14. Uno que está hasta los huevosmartes, febrero 19, 2013 12:47:00 p. m.

    Y el ladrón de Bárcenas viajando impunemente de un lado para otro, permitiéndose el lujo de hacer jigas a los ciudadanos honrados.
    Ésto sólo pasa en Españistán.
    Hay que colgar a toda esa calaña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y todavía te quedas corto.
      Esto es una desvergüenza!

      Eliminar
  15. Con la que tiene encima la Casa Real, ¿Cómo se vestirá este tema?. El vaso está casi lleno. Me empieza oler a cuerno quemao, pero tengo una duda: no sé cómo reventará.

    ResponderEliminar
  16. Magnífico artículo de Bake Nodoyuna donde nos demuestra una vez más sus dotes literarias.

    ResponderEliminar
  17. Este artículo de Nodoyuna denota optimismo y vivacidad, muy bien escrito.

    ResponderEliminar
  18. El hecho de vivir ya es maravilloso. Todas las estaciones son maravillosas si tu estas conmigo.

    ResponderEliminar
  19. Que todo os marche bien y tengais la mayor suerte. os lo merecéis.

    ResponderEliminar
  20. Un muy buen artículo a pesar de los pesares. Felicidades y recuerda Bake Nodoyuna que cualquier estación es buena cuando se es feliz y creo que lo sois. Que todo os vaya de maravilla.

    ResponderEliminar