25 de noviembre de 2015

Bienvenido al Infierno



Me encuentro caminando por el distrito de Whitechapel, Londres. De repente, una sombra pasa ante mí y me catapulta al año 1888.

La calle cambia su configuración. Noche cerrada. No hay señal alguna del ajetreo de gente yendo y viniendo. El tráfico es prácticamente inexistente y la sensación de estar en una de las urbes más cosmopolitas del mundo se esfuma. En cambio, el cuadro que aparece es el de un paisaje lúgubre. 

Continúo andando mirando hacia todos lados. No me quiero perder detalle de nada. En mi curiosidad, no veo a un hombre corpulento, con gabardina negra y gran maletín, que camina en dirección contraria y con el que tropiezo.

Oscuridad. Tinieblas. Mundo de las sombras.

Ahora soy más grande, inhumano y tengo un objetivo. Bajo mi gabardina negra puedo sentir el frescor del acero sobre mi piel. Ello incrementa mi avidez, mi apetencia y mi codicia. Pronto será saciada.

Sé a dónde dirigirme: las calles tenebrosas por donde suelen merodear algunas prostitutas están cerca.

Al girar la esquina vislumbro en la penumbra el contoneo característico que hace rugir mi instinto. A pocos metros de mi víctima, puedo oler el perfume barato que conduce mi mano irremediablemente hacia el machete.

El momento de atravesarla es orgásmico. Pero el disfrute viene después, cuando extraigo de su interior las vísceras aun candentes. Para ello tengo mis instrumentos bien afilados en mi maletín.

Una vez terminado el trabajo, vuelvo a las sombras. Diez campanas parecen protegerme en las cercanías del infierno. Allí estoy a buen recaudo, donde jamás la “Scotland Yard” logrará capturarme.

Una luz cegadora aparece de repente para devolverme a la realidad de mi paseo matinal. Los viandantes siguen con su rutina, mientras yo me adentro por un callejón cercano en busca de un buen trago que me ayude a pensar en lo ocurrido. Por suerte, un típico pub inglés denominado “The Ten Bells” aparece para saciar mi sed.

Atravesando la puerta del mismo pude escuchar un repique de campanas y en ese mismo instante, un hombre con aspecto familiar se dirige hacia mi y me da la bienvenida con una sencilla y directa frase: “Bienvenido al Infierno”.

Artículo reeditado: Originalmente publicado el 07 de Mayo de 2013.

38 comentarios:

  1. Muy bueno, cada vez mejor. Felicidades.

    ResponderEliminar
  2. La historia ya la conocía pero la exposición es buena.

    ResponderEliminar
  3. ¿Había dinosaurios con más de un corazón, como creen algunos?
    Una minoría de investigadores cree que sí

    No está claro, porque las partes blandas no fosilizan. Una minoría de investigadores cree que sí (o que tenían uno inmenso), para poder bombear sangre hasta el cerebro a lo largo de su enorme cuello.

    Lo que sí es cierto es que un saurio actual, el cocodrilo, tiene dobles aurículas y ventrículos, separados por un tabique impermeable.

    ResponderEliminar
  4. Este era un tipo que salió tarde del trabajo y se quedó sin movilización, para llegar mas rápido a su casa decidió acortar camino, por un cementerio muy tenebroso a eso de las 1:00 am, cuando de repente siente pasos en el lugar y divisa a lo lejos una viejecita con una bolcita

    Le dice el tipo:¿buena noche abuelita no le da miedo pasar a estas horas por aquí?

    Abuelita: no mi hijito ya estoy acostumbrada.

    Tipo:entonces la acompaño, de todos modos vamos en la misma direccion!!

    Abuelita:no se moleste jovencito, yo vivo aqui!!
    je je je.

    ResponderEliminar
  5. Este relato bien podría ser el de Jack el Destripador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo es, pero con acento Bake.

      Eliminar
  6. Aquí en España hace años que estamos en el infierno, o más bien en el lodo.
    Entretenido artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Resucitar al "Destripador"; traerle para España y, todos juntos avanzar, solución infalible.

      Eliminar
  7. Llevas tiempo sin escribir, Nodoyuna. Las razones son obvias. A pesar de todo sacas un rato para contarnos tus historias y fantasías.
    Espero que os vaya bien.

    ResponderEliminar
  8. Nada tiene que ver el Londres actual con el de David Coperfield, Moll Flanders o Jack.
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  9. Para culminar esta gran aventura sólo ha faltado atraparla entre la sempiterna niebla, producida por los vapores del Támesis.

    ResponderEliminar
  10. Todos los Bakes escriben muy variado, sin embargo cada uno tiene su estilo propio, su idiosincracia.
    Nodoyuna, en este artículo, como todo lo que escribe, nos da muestra de su gran literatura.

    ResponderEliminar
  11. La fotografía que ilustra el artículo se parece a una pintura madrileña del hiperrealista Antonio López.

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno, Bake. Por un momento nos has entretenido.

    ResponderEliminar
  13. Sorprendente narrativa. Me pareces muy buen escritor.

    ResponderEliminar
  14. Nodoyuna, se te echa de menos por estas tierras. Menos mal que nos sigues deleitando con tus escritos.

    ResponderEliminar
  15. Desde las profundidades tenebrosas le pediría a Bake Nodoyuna que utilice el afilado acero para cortarle los huevos a mi Maná-Maná, así todo el planeta lo agradecerá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Maina ya se encargará cuando llegen los malos tiempos, pronto, muy pronto.

      Eliminar
  16. Bienvenido a España. El Infierno no puede ser mucho peor.

    ResponderEliminar
  17. Ya no hay infiernos como los de Dante's.

    ResponderEliminar
  18. Un nuevo libro publicado sostiene que el famoso asesino Jack el Destripador podría haber sido, en verdad, una mujer.

    ResponderEliminar
  19. Nodoyuna, anda que tú te aburres en Londres a más no poder… ¡Qué suerte poder visitar todos esos sitios!

    ResponderEliminar
  20. "The ten bells", por fuera no parece cutre, por dentro sí que lo es un poco pero yo creo que compensa de sobra por la historia que tiene. A mí la verdad es que me inquieto mucho este local. Muy bueno el artículo, Nodoyuna.

    ResponderEliminar
  21. Este verano estuve en Londres en una ruta guiada de Jack el Destripador en español y fue genial. Aprendí mucho sobre el tema, que es interesantísimo, por lo menos para mí que soy muy morbosa...

    ResponderEliminar
  22. Esto es el cielo y no el infierno. Mejor largurucho tu si que eres el cielo de mi vida, de mi existir. Cuídate cariño en la tierra de los bretones.

    ResponderEliminar
  23. Emigrar a otro país, con idioma distinto, con costumbres distintas, dentro de su más amplia gama, no es tarea fácil; adaptarse al medio es más complicado de lo que parece.
    Resulta triste que tanta juventud, con gran preparación, tenga que marchar.
    Para ellos no existe otro remedio, a sabiendas que en el futuro el país se resentirá de ello.
    Intuimos que la intención de la gran mayoría de ellos es enraizar en el país que les vio nacer, que la emigración sea una etapa lo más efímera posible, pero como hay que vivir el presente...
    Gracias a este blog podemos oír los latidos de sus corazones, a pesar de la distancia, y con artículos de Bake Nodoyuna aún más.
    Un fuerte abrazo a todos ellos.

    ResponderEliminar
  24. Muy bonito ha sido el vuelo original que le has dado a un tema conocido.
    Gratísimo ha sido tenerte con nosotros aunque haya sido de foma virtual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los abrazos virtuales pronto se convertirán en reales.

      Eliminar
  25. Sácame de Españistán, tío!!

    ResponderEliminar
  26. El artículo fantástico y vuestra aventura espero que de su frutos. Yo os envidio y os animo a continuar con vuestro esfuerzo. Un fuerte abrazo para los dos.

    ResponderEliminar
  27. Muy chulo Nodoyuna pero lo más inquietante es que esos crímenes siguen impunes y sin aclararse. Las teorías van desde personas de la familia real, el médico de la familia real, aristocratas etc.

    ResponderEliminar
  28. Un relato estupendo!!!

    Mis saludos caballero

    ResponderEliminar
  29. Este tema se ha convertido en un mito donde llueven las hipótesis.
    Sea como fuere, la imaginación y la exposición han sido magistrales.

    ResponderEliminar