18 de mayo de 2016

Soberbia

Soy un pecador, lo confieso.

Yo, sólo yo tengo sentido.

Me río de vosotros, pobres desgraciados, que no me llegáis ni a la suela de mis zapatos de cocodrilo.

Os cuento. Tengo un poder colosal. Todos vosotros soñaríais con poseer sólo una ínfima parte de mi patrimonio, para de ese modo creeros felices. Ignorantes.

¿O acaso alguna vez podréis disfrutar con todo lo que queráis, cuándo queráis? En mi caso es así, puesto que en cuanto chasco los dedos tengo ante mí lo que deseo en cada momento.

Las mujeres más bellas se pelean por estar a mi lado. Tanto mi supremacía como mi sex-appeal son irresistibles para ellas. Me gustan despampanantes, para que de ese modo hagan juego con mis cochazos de lujo. A mi “Ferrari Testarossa” le va como anillo al dedo una rubia con ojos azules zafiro, mientras que si nos lo montamos en mi nuevo “Lamborghini Veneno” prefiero a una morenaza con pechos prominentes.

Por otro lado, jamás podréis saborear la dulce sensación de manejar a vuestro antojo a un séquito de pelotas lame culos que harían lo que fuera por vosotros. Se desviven por complacerme, se arrastran hasta mí cual sabandijas para estar a mi plena disposición. Matarían por mí si hiciera falta. Y todo ello porque sencillamente mi poder les abruma hasta el infinito.

Es curioso, porque aunque el dinero me sale por los ojos, ostento un cargo en el que me pagan más que a todos vosotros juntos. ¿Y qué he tenido que hacer para llegar a estar donde hoy estoy? La respuesta es tan simple como vosotros: nada. Lo he tenido todo bien mascadito desde que nací. Una vida de lujos sin tener que haber hecho ningún esfuerzo para conseguirlo. Eso es placer.

Dicho placer se magnifica cuando os miro desde arriba y me doy cuenta que sois vosotros los que me mantenéis en mi posición de poder. Sois una panda de borregos que hacéis lo que quiero que hagáis. Os creéis que sois vosotros los que me elegís, cuando lo cierto es que soy yo el que os manejo como a marionetas atolondradas. ¿Paradójico verdad?

Podréis criticarme todo lo que queráis, pero que sepáis una cosa, con cada uno de vuestros reproches estaréis engordando aun más mi felicidad. Esa felicidad que vosotros jamás alcanzaréis.

Artículo reeditado: Originalmente publicado el 08 de Octubre de 2013.

43 comentarios:

  1. Yo lo califico de engreído al personaje de nuestro Bake. Existen personas soberbias que no tienen una fortuna importante. Yo conozco algún que otro soberbio que no tiene un euro.

    ResponderEliminar
  2. Excelente descripción Bake Nodyuna. A este ritmo te chupa los 7 montes y no te despeina. La idea es muy original.

    ResponderEliminar
  3. Me parece una actitud muy ridícula.... una persona que se cree mejor que los demás... como si sus flatulencias olieran a flores!!.... no me gusta relacionarme con gente así.

    ResponderEliminar
  4. Rajoy aparte de un inepto y un negado para gobernar, adolece de mucha soberbia.

    ResponderEliminar
  5. A la soberbia hay que responderle con Indiferencia ...

    ResponderEliminar
  6. ¡Felicidades atrasadas, Nodoyuna! Espero que lo celebraras por todo lo alto.

    ResponderEliminar
  7. La soberbia es el peor de los pecados, porque además de ser insoportable impide a las personas crecer y aprender, pues "ya lo saben todo"

    ResponderEliminar
  8. Me tiene totalmente enganchada esta serie sobre los Pecados Capitales. Muy buena.

    ResponderEliminar
  9. Esta es la clase de persona que no quise nunca ser y que no deseo tener cerca, pues la persona soberbia siempre ve a los demás de menos, algo así como si siempre estuviesen en el aire y desde el mismo vieran a los demás como si fuésemos hormigas, fáciles presas para podernos "pisotear". Lástima de personas, jamás serán felices.

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno. Por aquí tenemos bastantes así, con sus trajes oscuros, sus gafas de sol incluso en un día oscuro y lluvioso, sus sonrisas bobaliconas y unque no tienen cochazos, que sepamos, tienen su chofer. Y ¿que han estudiado para tener todo eso? Pues nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, Cinti.
      Cuando ves por la calle a un tipo de esas características que has descrito, hablando por teléfono móvil, acompañado de otra persona, que puede ser un guardaespaldas o un lacayo, POLÍTICO.

      Eliminar
  11. Nodoyuna, te veo últimamente muy pecaminoso. Me gusta, me gusta, sí señor.

    ResponderEliminar
  12. ¡¡¡¡¡SOBERBIO TE QUEDÓ A TI EL ARTÍCULO!!!! ERES UN CRACK.

    ResponderEliminar
  13. ¿Cómo que la soberbia es un defecto?

    ResponderEliminar
  14. La arrogancia de uno es proporcional a su inseguridad. Quien conoce su poder se desinteresa de mostrarse soberbio, de pintarse superior.

    ResponderEliminar
  15. ¡Jolines! Creo que a descrito al Maná-Maná.

    ResponderEliminar
  16. Nodoyuna, eres un pecadorrrrrr de la praderaaaaa¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  17. Muy asociado a los políticos están la soberbia y la estupidez.

    ResponderEliminar
  18. El poder no está en manos del más capaz, pero quien lo ostenta cree que sí y empieza a comportarse de forma narcisista y soberbia.

    ResponderEliminar
  19. Los amorales y soberbios políticos de este país viven indolentes a la crisis gracias a su burbuja-caparazón o mejor llamada Constitución.

    ResponderEliminar
  20. — Ayer dos tipos golpearon a mi suegra
    — ¿Y no interviniste?
    — ¡¡Noooo, ya sería mucho abuso pegarle entre tres!!

    ResponderEliminar
  21. Larguirucho eres mi soberano especial.

    ResponderEliminar
  22. Me encanta pecar. Me apunto a todos los pecados.

    ResponderEliminar
  23. Hay comentarios que no proceden. -

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, me lo imagino, como en todos los artículos.

      Eliminar
  24. Artículos orginales dentro de una serie y a cual más bueno.

    ResponderEliminar
  25. Yo soy una pecadora, lo confieso.

    ResponderEliminar
  26. La soberbia no siempre es un pecado material. a veces se es soberbio y no se tiene nada. en este aspecto resulta análogo al orgullo.

    ResponderEliminar
  27. El hombre pregunta a su mujer:
    - Mi amor... cuando yo muera ¿me vas a llorar mucho?
    - Claro que sí, mi vida... Siempre decís que lloro por cualquier idiotez.

    ResponderEliminar
  28. Hay muchas maneras de actuar con soberbia y no necesariamente entra el dinero en juego.

    ResponderEliminar
  29. Cuando una persona actúa con soberbia es, habitualmente, porque envidia algo.
    Muy bueno, Nodoyuna.

    ResponderEliminar
  30. Esta gran saga sobre los pecados capitales va ganando enteros.

    ResponderEliminar
  31. Nuestro particular amigo espero que no se contamine con los sietes pecados capitales. ¿Siete? la política ya pronto se convertirá en otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo es. Hay capital y hay pecadores.

      Eliminar
  32. Rizar el rizo en la soberbia es sentirse dueño del mundo material y también del virtual.

    ResponderEliminar
  33. Noticia de última hora:
    El soberbio de mi Maná-Maná sigue subiendo peldaños, ahora le han nombrado primer teniente de alcalde.
    Se nota que su labor porcina, soberbia e inhumana le da sus frutos. Una prueba más de que aun sigue mamando el elemento pilapitrópico.
    Marianico, ponte a temblar que ahora va a por ti!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que lo nombra demuestra su incompetencia. Mas grande será el batacazo en la trena.

      Eliminar
  34. Buena literatura, cor el arte alegre que te caracteriza, para describir la soberbia. Bravo.

    ResponderEliminar
  35. Y pensar que hay gente que piensan y actúan de la manera descrita por Nodoyuna. Penoso.
    Dime de qué presumes y te diré de qué careces.

    ResponderEliminar
  36. Soy el cura de "Pájaro Espino" y me ofrezco a ser el confesor de tus pecados.

    ResponderEliminar