21 de marzo de 2016

Desde el olvido

Soy una vagabunda errante. No me queda nada, absolutamente nada. Mis días gloriosos pasaron tan rápido, que en la actualidad apenas soy capaz de creer cómo he podido acabar en esta situación tan miserable. Y todo porque fui creada para que otros se alzaran con el poder. Ahora me percato de que fui una mera marioneta.

Jamás se me pasó por la cabeza que terminaría de esta guisa cuando era famosa. Estuve en la cúspide. Allí fue donde me elevaron mis creadores. Por entonces creía que sería indestructible y que me convertiría en aquello para lo que fui diseñada. La convicción y vehemencia que ponían aquellos que me inventaron en cada uno de sus discursos me hicieron creerme todo ello. Pero nada más lejos de la realidad.

Mi vida por aquel entonces tenía sentido. Era en aquella época cuando llenaba los corazones de muchísima gente y eso iluminaba mi vida. Les hice creer a todos ellos que un mundo mejor era posible, y sin embargo ahora revivo día tras día la pesadilla que supone no haber cumplido con mi propósito.

Paradójicamente, casi todos aquellos que durante esos días creyeron en mí, ahora me ignoran y ningunean. La gran masa social me aplasta con un pasotismo abrumador. Nadie parece percatarse de mi presencia en los suburbios de la ciudad, y tan sólo unos pocos siguen recordándome y dándome el valor que tuve en mis días de esplendor.

Ardo por dentro cuando veo en la televisión a mis creadores justificando mi abandono y olvido, y no puedo soportar ver como se cristalizan situaciones que son la antítesis de lo que yo debería haber sido algún día.

He escuchado por parte de otras muchas como yo, que en otros países como Japón importamos. Que allí no se permite que caigamos en el olvido, revisándose nuestra situación tras un tiempo. En el caso en el que existieran atisbos de que alguna como yo no se está cristalizando, se reinicia todo el proceso.

Cuando nos reunimos en las hogueras callejeras para intentar no morir congeladas, solemos hablar de lo bella que sería la vida en Japón y recordamos momentos fugaces del pasado en los que éramos felices. Durante estas conversaciones, alguna de mis colegas suele decir que no tiene sentido seguir viviendo así, algo con lo que no estoy completamente de acuerdo.

Creo que mi existencia si tiene sentido aún, y ella pasa por esperar a que lleguen las próximas elecciones y con ellas montones de nuevas camaradas que vendrán de haber pasado por lo mismo que yo pasé. Será entonces cuando tenga una misión clara y concisa: evitar el suicidio de estas nuevas desdichadas.

Firmado: Una promesa electoral

Artículo reeditado: originalmente publicado el 18 de Diciembre de 2013.

57 comentarios:

  1. Excelente artículo intimista y determinante.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, Nodoyuna. Por desgracia, las promesas electorales incumplidas nos abrumarán.

    ResponderEliminar
  3. Hemos llegado a la puta costumbre de ver cómo las promesas electorales terminan ahogadas, en el suicidio; todas son mentiras, mentiras para alcanzar un jodido voto.
    No puedo comprender cómo no se legisla su total cumplimiento, con penas ejemplares, como no quiero pensar que todas las "esferas del poder" vayan de la mano para apagar la ilusión del ciudadano; favorecer los intereses de una calaña de cerdos que cometen impúnemente todo tipo de delitos, basados en las falsas promesas electorales.
    Por poner un solo ejemplo, mi Maná-Maná, "poderoso", enriquecido, que lleva 20 años pululando, primero por la penumbra y posteriormente por el núcleo del poder.
    Resultado: Tasas de paro estremecedoras y una ciudad arruinada hasta las entrañas.

    ResponderEliminar
  4. Una promesa electoral es incumplida si es consentida por todas las partes.

    ResponderEliminar
  5. Uno que está hasta los huevosmiércoles, diciembre 18, 2013 8:24:00 a. m.

    Voy a regalar 1.000 viajes al Caribe y 1.000 jamones ibéricos ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puesto a promesas que no se cumplen, ahí va eso.

      Eliminar
  6. Totalmente de acuerdo con Nodoyuna. Vendrán tiempos mejores y las elecciones pueden marcar un giro positivo para toda la sociedad.

    ResponderEliminar
  7. Este virus invade toda la geografía española.

    ResponderEliminar
  8. Me gustan los artículos que estais publicando últimamente. Os felicito.

    ResponderEliminar
  9. Qué tal acabaste anoche, tío?
    Pues guay! Acabé follando con una americana.
    Qué cabrón! Y, qué tal?
    Pues muchísimo calor, tío, tuve que quitármela.

    ResponderEliminar
  10. Esto no tiene remedio, exceptuando una revolución.

    ResponderEliminar
  11. Sr. Rajoy, todas sus promesas electorales eran mentira salvo alguna cosa.

    ResponderEliminar
  12. Las promesas electorales deberían estar firmadas ante NOTARIO y si no cumplen, A LA CALLE.

    ResponderEliminar
  13. Magistral exposición de un tema importante del que no solemos hablar, como es el de las promesas electorales.

    ResponderEliminar
  14. Las promesas electorales ni se crean ni se destruyen, solo se incumplen.

    ResponderEliminar
  15. ¿Cuántas personas se leen las propagandas electorales?.
    Esta pregunta nos reconduce a otra:
    ¿Para qué?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que se refiere a los programas electorales.

      Eliminar
  16. Holanda audita las promesas electorales para impedir que se incumplan. ¿Para cuando en España?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En España nunca, éste es un país de golfos y rateros.

      Eliminar
  17. Si un contrato verbal tiene validez legal, ¿porqué las promesas electorales no? Se hacen en público, por escrito y se graban en televisión.

    ResponderEliminar
  18. Muy bueno. me ha encantado, Nodoyuna. Como siempre, "sembrao".

    ResponderEliminar
  19. El incumplir promesas electorales debería ser otro pecado capital ¿Qué te parece, Nodoyuna?

    ResponderEliminar
  20. El polifacético Bake Nodoyuna en su línea mordaz e irónica, no exento de razón.
    Me ha gustado.

    ResponderEliminar
  21. Rajoy va a cumplir más años que promesas electorales en todo su mandato. Esto es así.

    ResponderEliminar
  22. En Japón por incumplir una de las promesas electorales, hay elecciones anticipadas. Por Incumplir todo Rajoy debería ser juzgado por fraude electoral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos mucho que aprender de los japoneses, empezando por los que votamos.

      Eliminar
  23. Los políticos son unos golfos, golfos más que golfos!!

    ResponderEliminar
  24. ¿No hay ningún mecanismo legal para llevar ante los tribunales a los partidos que incumplen sistemáticamente sus promesas electorales?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mecanismos como hay leyes, lo penoso es que no se cumplen.

      Eliminar
    2. Hay un mecanismo estupendo, mejor que cualquier ley: no volverlos a votar.

      Eliminar
  25. Felicidades Nodoyuna, gran artículo. Las promesas electorales hace muchos años que se dejaron de cumplir, sino que se lo pregunten a Maná-Maná.

    ResponderEliminar
  26. ¿Les queda alguna promesa electoral que incumplir a estos sinvergüenzas? Han ganado engañando al pueblo. Carecen de legitimidad.

    ResponderEliminar
  27. Las promesas electorales del PP se diluyen igual que una aspirina en un vaso de agua. Ahora vais y les volvéis a votar.

    ResponderEliminar
  28. Bueno, parece que el PP va a incumplir la penúltima de sus promesas, que la luz no subiría. En enero un 7%. Lo peor es que sube cada 3 meses

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando un ministro dice que no va a subir la luz y luego sube, dicho ministro debería pagar de su bolsillo la subida de todos.

      Eliminar
    2. Otra subida de la luz. ¡Gracias señores del PP por hacernos la vida más fácil!

      Eliminar
    3. Con el frío que hace hoy y el que ha hecho esta noche no se me quita de la cabeza la próxima subida de la luz.

      Eliminar
    4. Con la nueva subida hay que enseñar a los niños a temer la luz y no la oscuridad.

      Eliminar
  29. Los trabajadores deben cumplir servicios mínimos, pero los políticos no cumplen mínimamente sus promesas electorales a los trabajadores

    ResponderEliminar
  30. Pensemos en positivo, ya va quedando menos, Nodoyuna.

    ResponderEliminar
  31. Y Robin no quiere volver a su cueva. Otra promesa incumplida.

    ResponderEliminar
  32. El Partido Popular subirá la luz después de negar la subida tres veces. ¡Qué se puede esperar de estos mentirosos!

    ResponderEliminar
  33. Primero fueron contra los derechos, después contra las libertades: ése era el Programa en B del Partido Popular.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto. Esto es una Dictadura encubierta.
      Como nos quedemos de brazos cruzados nos van a dar fuerte y flojo.

      Eliminar
  34. Los mujeriegos son como los políticos sólo ellos se creen sus mentiras.

    ResponderEliminar
  35. There are two things no man will admit he cannot do well... drive and make love.

    ResponderEliminar