19 de noviembre de 2016

La Mirada del Zorro

Inmerso en mis pensamientos y en mi caminar, no me percaté de que estaba siendo observado desde el otro lado de la calle. Su visión era tan perfecta que ni las tinieblas le podían impedir tener una nítida imagen de mi deambular.

Mentalmente me sentía pesaroso y exhausto. El gélido frío nocturno no ayudaba para nada a recobrar mis energías, aumentando mi debilitamiento emocional con el paso de cada segundo.

Con la cabeza gacha, la única certeza que tenía era que los gusanos nocturnos aprovechaban la ausencia de viandantes para buscarse la vida entre las grietas de las baldosas. Es en esos momentos de soledad cuando todos buscamos resquicios donde cobijarnos.

Dichos anélidos vendrían a dar con la tecla. Necesitaba encontrar refugio urgentemente, puesto que de no ser así, el frío y mis pensamientos terminarían por doblegarme y dejarme sin aliento.

Lo que no sabía era que quien me iba a ofrecer refugio era un zorro. Algo me hizo levantar la mirada del suelo directamente hacía donde el animal se hallaba observándome. Allí se encontraba, justo al otro lado de la calle. Me dio la impresión de que llevaba mirándome desde hacía rato, sin duda tratando de encontrar la forma de ayudarme.

Lo que está claro es que halló la forma de hacerlo, puesto que en cuanto cruzamos miradas, supe que estaba a salvo. Tan sólo nos miramos durante un brevísimo instante, pero para mí fue más que suficiente.

En sus ojos empecé a distinguir rostros que me resultaban conocidos. Poco a poco fueron apareciendo desde lo más profundo de la mirada del zorro caras de familiares y amigos. Allí estaban, todos reunidos, sonriéndome con ternura. No fue necesario que dijeran nada. No tuve que escuchar ninguna de sus voces para tener constancia de lo que me querían revelar. Todos parecían decirme, sin llegar a hablarme, que estaban conmigo, que siempre tendría el apoyo de todos ellos y que siempre estarían a mi lado, sin importar cuándo o cómo.

Así, el zorro dio media vuelta y se marchó, dejando tras de sí un destello que desde entonces alumbraría mi caminar.

Artículo reeditado: Originalmente publicado el 27 de Marzo de 2014.

30 comentarios:

  1. El artículo estamuy bie, el apiadarse de otras personas es ley divina y humana. Si cuentas tu historia personal siempre es positivo que los demás te apoyen.

    ResponderEliminar
  2. El apoyo de familiares y amigos es fundamental en nuestras vidas.

    ResponderEliminar
  3. Mi Maná-Maná no necesita ninguna grieta para vivir.
    Es un gusano, más que gusano es un miriápodo. Gracias a sus diez mil pies puede estar, al mismo tiempo, en su mansión (sin licencia de obras), en su amplísimo despacho, en lujosos hoteles (tarjeta visa oro con cargo a la Administración), en restaurantes donde no caben más tenedores en sus placas, sobre todo los especializados en langostas (tarjeta visa oro con cargo a la Administración), jugando a la "escondé" con los sindicalistas liberaos (es muy juguetón), jugando al teto con la Maína, bañarse en sus piscinas morenas (prevaricación tritonera), como las de la copla, preparando Decretos (algún trabajador sale violado), pidiendo limosnas, empeñando el futuro de la ciudad, en Madrid para preparar los próximas elecciones municipales, haciéndole la pelota al gran caimán o jugando a ser Silas Marner.
    Suerte tenemos que no sabe hacer la O con un canuto.
    Quiere ser zorro pero no llega ni a comadreja. No tiene ni mirada profunda ni psicología, piensa (¡vaya alago!) que no lo necesita.
    Se puede ser más corrupto (nos perderíamos por las inmensidades de nuestra piel de buey), pero más prepotente, chulo e intolerante, imposible.
    Tenemos que acabar con esta lacra, que es uno de los elementos que están potenciando la gran diáspora de nuestros jóvenes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya generación de políticos!!!!!

      Eliminar
  4. Para encontrar la felicidad hay que superar momentos difíciles y complicados.

    ResponderEliminar
  5. La verdadera amistad es como la fosforescencia, resplandece mejor cuando todo se ha oscurecido.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a la amistad podemos contar con el particular ángel de la guarda para protegernos.

    ResponderEliminar
  7. Pues yo prefiero las miradas de las zorras...

    ResponderEliminar
  8. TRES CLAVES PARA SER FELIZ:
    1.- Ser uno mismo.
    2.- No aferrarse a nada ni a nadie.
    3.- Tener presente a la familia y amigos.

    ResponderEliminar
  9. Está clara la diferencia de un perro y un zorro, el perro sale con cualquiera y un zorro es mas selectivo...

    ResponderEliminar
  10. Cuando Botas, de Dora La Exploradora, dice: "ese zorro escurridizo siempre está tratando de birlarnos algo" me viene a la cabeza Rajoy.

    ResponderEliminar
  11. La mirada del zorro nunca sonríe.

    ResponderEliminar
  12. Me tiene indignada lo del rescate a las autopistas de peaje. El gobierno que no salvó a las PYMES, salva a las concesionarias....
    DISFRUTEN DE LO VOTADO

    ResponderEliminar
  13. Es muy triste, y frustrante, que la mejor generación de jóvenes de la historia haya tenido que coincidir con la peor generación de políticos.

    ResponderEliminar
  14. Nodoyuna, como siempre "sembrao".

    ResponderEliminar
  15. Ya sé quién se come los gatos de Robin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero no tenía caballas?

      Eliminar
    2. El cheriff de Nottigan Foretjueves, marzo 27, 2014 4:38:00 p. m.

      La vendedora es Maruja.

      Eliminar
  16. La mirada del tigre es más peligrosa.

    ResponderEliminar
  17. Buen artículo, con una metáfora sobre la importancia de los seres queridos.

    ResponderEliminar
  18. Conozco a una monja que se llama Rita. Pues bien, tuvo que cambiarse de nombre porque todos le llamaban "Zor rita".

    ResponderEliminar
  19. Según las cifras, desde 2.007 hasta hoy han partido de España en torno a 2.500.000 personas, la gran mayoría jóvenes.
    No nos preocupemos que los brotes verdes nos invaden.
    Disfrutemos de lo votado.

    ResponderEliminar
  20. La estampa del zorro, coyote o lobo es preciosa. Da gusto ver cualquier animal en libertad, en su hábitat natural.

    ResponderEliminar
  21. Este Bake escribe muy bien, me ha gustado el artículo.

    ResponderEliminar
  22. - ¿Desde cuándo tiene usted la obsesión de que es un perro?

    - Desde cachorro, doctor.

    ResponderEliminar